solucionar un problema imposible de solucionar

¿Cómo solucionar un problema imposible de solucionar?

Tiempo de lectura:9 Minuto, 17 Segundo

Cuantos no hemos pasado por un momento así.

Enfrentarnos a un problema que parece imposible de solucionar.

Y llegamos a la cuestión de Cómo solucionar un problema imposible de solucionar.

No ver salida, no saber cómo abordarlo, no saber para dónde ir.

Existen muchas historias en la biblia de personas que pasaron por situaciones así.

Hay una particularmente bella en los evangelios que me gustaría compartir contigo.

Se trata de una vez en que Jesús ayudó a una persona con uno de esos problemas que parecen no tener solución.

Leamos juntos:

Y volvió otra vez Jesús a Caná de Galilea (…).

 

Había allí un funcionario real, cuyo hijo estaba enfermo en Capernaúm.

 

Cuando este hombre se enteró de que Jesús había llegado de Judea a Galilea, fue a su encuentro y le suplicó que bajara a sanar a su hijo, pues estaba a punto de morir.

 

―Señor —rogó el funcionario—, baja antes de que se muera mi hijo.

 

―Vuelve a casa, que tu hijo vive —le dijo Jesús.

 

El hombre creyó lo que Jesús le dijo, y se fue.

 

Cuando se dirigía a su casa, sus siervos salieron a su encuentro y le dieron la noticia de que su hijo estaba vivo.

 

Cuando les preguntó a qué hora había comenzado su hijo a sentirse mejor, le contestaron:

 

―Ayer a la una de la tarde se le quitó la fiebre.

 

Entonces el padre se dio cuenta de que precisamente a esa hora Jesús le había dicho: «Tu hijo vive».

 

Así que creyó él con toda su familia.

 

| Juan 4: 46-47 ; 49-53

Tanto como puedas estar pasando por una situación similar a la de la historia o como pueda ser diferente; sin lugar a dudas hay una enseñanza aquí para ti.

Analicemos un poco al personaje de esta historia, su situación y su condición para introducirnos en la temática.

Había allí un funcionario real, cuyo hijo estaba enfermo en Capernaúm.

Tenemos aquí a alguien que la biblia declara como un “oficial del rey”.

Un hombre que trabajaba para el rey Herodes Antipas.

Y tú te preguntarás ¿quién era el rey Herodes y por qué es eso importante?

El rey Herodes Antipas fue el hijo de Herodes el Grande, el hombre que mandó matar a todos los bebes de Belén con tal de exterminar al mesías recién nacido.

Herodes Antipas fue el hombre que le cortó la cabeza a Juan el Bautista.

Un hombre que más adelante humilló a Jesús y se burló de Él.

Lo hizo vestir con ropas finas y se burló del ministerio de Jesús, pues sabía que la gente le quería por rey.

Este era el Jefe del personaje que va a buscar a Jesús.

Piénsalo un instante, ¿acaso el rey estaría contento al enterarse de que este hombre había ido a buscar a Jesús y pedirle ayuda?

Muy probablemente no le gustaría para nada recibir esa noticia.

Por otra parte, ten presente que el oficial del rey era probablemente influyente y respetado en la nación.

Un hombre con dinero y con renombre.

Su deber político en lealtad a su rey era el de hacer oposición al proclamado “rey de los judíos”.

Por su posición social iba a ser criticado al creer en un «sanador milagroso» que se la pasaba andando entre los pobres y enfermos.

Así que teniendo en cuenta lo anterior, este hombre tuvo que hacer algo importante antes ir a buscar a Jesús.

Le fue necesario dejar de lado su orgullo, su incredulidad y olvidarse del que dirán.

Dejar de lado el orgullo, pues ¿Quién no habría hecho lo mismo por amor a un hijo a punto de morir?

Dejar de lado su incredulidad porque ya los doctores habían dicho que no había nada que podían hacer.

Habían dicho que irremediablemente su hijo moriría en un par de horas.

Pero aquel hombre en ese momento comprendió que los médicos no tenían la última palabra, sino que era Jesús quien la tenía.

Olvidarse del que dirán, pues solo Jesús podía hacer algo por él y nadie más.

Estas tres cosas son sinónimo de lo que los seres humanos necesitamos dejar de lado para empezar a buscar a Jesús.

Qué tal si hoy examinas tu vida y revisas, si también te es necesario dejar alguna de esas cosas de lado para poder buscar a aquel quien es el único que puede darte ayuda en tu hora de máxima necesidad.

Cuantas personas están en este momento lidiando solos con problemas que ningún ser humano es capaz de solucionar, resistiéndose a dejar de lado todo esto e ir a Jesús…

A veces, durante nuestra vida, algunas personas llegamos a ser tan duras que el señor con tal de salvarnos prefiere permitir que nuestro corazón sea quebrantado y podamos reconocer nuestra necesidad de él.

¿Es esa tu posición?

Ciertamente, era la posición del oficial del rey.

¿Qué harás tú ante esto?

Ciertamente, este hombre hizo algo plausible, reconocer que él no podía solucionar su problema.

Dejó de lado su estatus, sus posiciones políticas, se olvidó del que dirán y fue en busca de la ayuda de Jesús.

A demás, este hombre hizo algo de lo que necesitamos aprender.

Cuando este hombre se enteró de que Jesús había llegado (…) a Galilea, fue a su encuentro.

Este hombre estaba a varios kilómetros de distancia de donde Jesús estaba.

De hecho estaba en una ciudad diferente.

Jesús había llegado a Caná y el hombre estaba en Capernaum.

Pero esto no fue impedimento. Este hombre salió corriendo a buscar a Jesús.

Después de reconocer humildemente su necesidad de la ayuda de Jesús, este hombre salió corriendo a su encuentro.

Piensa en esto, todos necesitamos de Jesús.

Pero no todos le salimos al encuentro aun en nuestro momento de mayor necesidad.

Preferimos que el problema nos aplaste y nos destruya a mover los pies hacia Jesús.

¿Por qué hacemos esto? ¿Por qué nos resistimos al amor y al auxilio del señor?

¿Te ha pasado? ¿Te está pasando?

Gloria a Dios, este hombre pensó diferente.

Mira, cualquiera que sea tu dificultad, mi consejo es: ¡sal corriendo a buscar a Jesús!

No te resistas más.

No sé cuál sea tu necesidad o problema, pero si sé que Él es la solución.

Otra cosa preciosa que este hombre movido por el espíritu de Dios hizo fue rogar a Jesús que le ayudara a solucionar su problema.

Fue decirle a Jesús “señor, solo tú puedes obrar este milagro, ven pronto antes que mi hijo muera”.

Ya de por sí decirle “señor” era un acto de humildad de aquel hombre, pues social y políticamente sostenía una posición de mayor estatus que Jesús.

Pero adicional a esto dice la escritura que le “rogó” a Jesús.

Lo entiendo, tu problema parece imposible de solucionar.

Pero nunca olvides que para Dios no hay nada imposible.

Lleva tu problema a Jesús y pídele, ruégale si es necesario que te dé su ayuda.

A veces llegamos a estar tan tristes y abatidos que pensamos ¿por qué habría de interesarse Dios en mí o en mis problemas?.

Lo cierto es que Dios lo hace.

La escritura dice:

Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes.

 

1 Pedro 5:7

No hay nada que perder, nada que dudar.

Pero espera aún hay más. Después de esto pasa algo importante.

Jesús decide no ir. Simplemente le dice:

Vuelve a casa, que tu hijo vive.

 

El hombre creyó lo que Jesús le dijo, y se fue.

Este hombre creía que era necesario que Jesús fuera hasta allá para que se obrara el milagro.

Ese era el modo en que él había previsto que se debía dar la solución al problema, pero Jesús hace algo diferente.

Jesús decide obrar el milagro de una forma que el hombre no puede entender.

Lo hermoso de esto es que aquel hombre cree y obedece.

Este hombre se devuelve a su casa a buscar a su hijo después de haber depositado su ansiedad sobre Jesús, sin más solución que una palabra de Jesús.

Este hombre cree, confía y acepta la solución que Jesús decide obrar, aunque era diferente a la suya.

Ten ánimo y confianza en el señor. No le digas como solucionar tu problema.

Confía en la solución que él obrará de la forma que él la quiera obrar.

Puede que no lo veas, pero ten la certeza de que la ayuda viene en camino y que él está obrando el milagro.

¿Sabes por qué?

Mira que pasa después en la historia.

Cuando se dirigía a su casa, sus siervos salieron a su encuentro y le dieron la noticia de que su hijo estaba vivo.

 

Cuando les preguntó a qué hora había comenzado su hijo a sentirse mejor, le contestaron:

 

―Ayer a la una de la tarde se le quitó la fiebre.

 

Entonces el padre se dio cuenta de que precisamente a esa hora Jesús le había dicho: «Tu hijo vive».

Aquí ocurre una de las enseñanzas más importantes del relato.

Por supuesto que Jesús obró el milagro como también quiere y puede obrar el milagro en tu vida.

Pero presta atención porque también dice la biblia que el hombre:

(…) creyó él con toda su familia.

Ese hombre hubiera podido decidir que todo había sido una casualidad, que habían sido los tratamientos médicos y que para que había ido a perder el tiempo con Jesús.

Hubiera podido decir gracias Jesús y continuar con su vida como si nada.

Pero no fue lo que hizo.

Este hombre reconoció que Jesús había sido el que obró el milagro y su corazón quedó por siempre agradecido.

Este hombre miró al pasado y vio la maravilla, la gloria y el poder de Jesús y decidió cambiar el rumbo de su vida y aceptar a Jesús como su salvador.

Decidió hacer lo que era políticamente incorrecto y socialmente cuestionado.

Volverse cristiano.

Sí.

Se volvió cristiano.

Claro que aún no existía ese título como tal, pero exactamente eso fue lo que hizo.

Este hombre no dejó a Jesús de lado una vez obtuvo lo que quería.

Este hombre cambió su vida, pues ahora creía en Jesús.

¿Qué harás tú cuando el señor responda tu petición y súplica? ¿Cuándo él supla tu necesidad?

Te animo a que en tu vida se repita la misma historia de aquel valiente hombre de fe.

Cualquiera que sea tu problema, Jesús te quiere ayudar.

Deja de lado lo que te impida ir a buscarle.

Corre hacia Jesús

Ruégale que te ayude

Cree en Él y confía en la solución que está obrando

Reconoce que él es hacedor del milagro y entrégale tu corazón y vida a Él.

Veamos este corto video sobre «Cuando tú ves un problema, Jesús ya ha visto una solución».


¿Qué tal si compartes tu petición o problema para juntos orar por ello y nos cuentas cuando el señor te responda? Déjanos saber en los comentarios.


Si necesitas ayuda, una mano amiga o un oído que te escuche. Si simplemente quieres conversar escríbeme un correo a contacto@soysegundo.com, será mi privilegio estar en contacto.

Dios te bendiga y un abrazo.

¿Cómo solucionar un problema imposible de solucionar?

Acerca del autor

Daniel & Jessi

Cuando mi mente se llenó de dudas, tu consuelo renovó mi esperanza y mi alegría. Salmos 94:19 | Yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza. Jeremías 29:11
Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.