Cómo vencer el miedo al amor

Cómo vencer el miedo al amor según la biblia

Tiempo de lectura:6 Minuto, 36 Segundo

Cómo vencer el miedo al amor después de numerosas decepciones familiares y personales.

Muchas personas, aun sin saberlo, cargamos con secuelas psicológicas que nos impiden o dificultan, amar a otros con plena liberta porque de alguna manera tenemos miedo de hacerlo.

La biblia, siendo un libro cuyo tema principal es el amor, tiene mucho que decir respecto de cómo vencer el miedo al amor.

Por ejemplo, esta mañana, mientras oraba con unos amigos, les compartía que uno de mis personajes favoritos de la biblia es Pablo.

Las características que me resultan más fascinantes de él son su determinación por entregarle toda su vida a Dios, su radicalidad para poner a Dios y lo espiritual sobre todas las cosas de su vida, y su tenacidad para trabajar incansablemente en aras de acercar el reino de Cristo a esta tierra.

A simple vista, mi única imagen de Pablo era la de un hombre extremadamente “varonil”, de un temperamento fuerte, y de un corte duro y áspero.

Pero es interesante como esta misma mañana, al estudiar, me tropecé con ver cómo aun teniendo esas características, el amor de Dios había penetrado tan profundamente su corazón, que Pablo era capaz de expresar de manera abierta, y sin miramientos, su amor por los hermanos de la iglesia.

“Aunque como apóstoles de Cristo hubiéramos podido ser exigentes con ustedes, los tratamos con delicadeza.

 

Como una madre que amamanta y cuida a sus hijos, así nosotros, por el cariño que les tenemos, nos deleitamos en compartir con ustedes no solo el evangelio de Dios, sino también nuestra vida.

 

¡Tanto llegamos a quererlos!”

 

“Los hemos animado, consolado y exhortado a llevar una vida digna de Dios, que los llama a su reino y a su gloria.

 

(…) ¿cuál es nuestra esperanza, alegría o motivo de orgullo delante de nuestro Señor Jesús para cuando él venga? ¿Quién más sino ustedes?”

 

‭‭1 Tesalonicenses‬ ‭2:7-8, 12-13, 19‬ ‭

El verso anterior deja ver cómo sentía un profundo y especial afecto por los hermanos de Tesalónica.

Pablo no lo calla, por el contrario, lo deja ver todo el tiempo en su carta.

Él les amaba entrañablemente y les consideraba sus hijos en la fe.

Me resultó sorprendente que él no ahorrara palabras para expresar ese afecto hacia ellos y hacer que se sintieran valiosos para él y para el reino de los cielos.

No les escatimó palabras de ánimo para que avancen en los caminos del señor.

De una forma casi que misteriosa, el espíritu santo había obrado en su vida en la misma manera en que puede obrar en la tuya.

Pablo no tenía miedo de amar, ni de expresar su amor por los demás, porque había tomado el antídoto contra ese miedo.

El antídoto fue aceptar la incondicionalidad del amor de Dios en su vida expresado a través de Jesús.

Si tú y yo tenemos la certeza del amor de Dios, la palabra de Dios dice que «el amor perfecto echa fuera el temor».

Más aún, el entender y aceptar la manera, y la magnitud en que Dios nos ama, nos hace entender y aceptar la manera como el ama a los demás.

Ello nos permite y posibilita amarlos del mismo modo.

Del ejemplo de Pablo podemos entender cuán importante es, como hermanos y amigos, demostrarnos el afecto y el amor que Dios ha puesto en nuestros corazones los unos por los otros.

Tanto en palabra como en acción.

Cuán importante es animarnos los unos a los otros a continuar luchando en la fe y a enfrentar las pruebas de la vida.

Reconocer los logros espirituales de nuestros hermanos y expresarles que son motivo de alegría para nosotros.

También consolarnos e interesarnos genuinamente por nuestras tristezas y luchas personales.

El ser humano fue creado por Dios para vivir en sociedad, para relacionarse entre sí.

Fue creado con la necesidad de amar y ser amado.

La iglesia debería ser nuestra comunidad de amigos más cercana.

Debería ser una extensión de nuestra familia.

Un lugar donde expresar nuestros más puros afectos y donde sentirnos valorados, apoyados y amados.

Si Pablo, siendo Pablo, lo hizo, nosotros no tenemos excusa.

Con la ayuda de Dios, hoy salgamos a expresar el amor de Dios a todos nuestros hermanos y amigos en Cristo.

No nos ahorremos los halagos sinceros, ni las palabras de consuelo, ánimo y aprecio.

Para muchos de nuestros hermanos y amigos esas van a ser las únicas palabras de amor que recibirán en todo el día, la semana, o el mes.

Que nuestros hechos hablen de cuánto nos importan los demás y que podamos traer alegría y sanidad a los corazones de otras personas.

El amor vence al temor, cuando nos llenamos de malas experiencias, nos queda un profundo sin sabor, es normal llegar al día en el que renuncias a amar a otros.

Si das confianza y amor en el lugar equivocado sales herido, pero aun así si dejas que eso te convierta en alguien que no eres, perderás todo tu amor y el amor que puedes brindarle a los demás.

Dado esto solo el amor en realidad puede devolverte la confianza y convencerte de dejar el miedo a amar, pero principalmente con la ayuda de Dios, lo lograrás y con amor mirarás atrás y agradecerás profundo.

Dios es amor, con fe y esperanza vencerás el miedo y la pena.

El amor de Dios te libera para amar a otros sin temor.

¡Vuelve a creer!

Ahora veamos lo que dice en la 1ª Carta de Pablo a los Corintios:

En esta carta, coloca el amor como aquello que da sentido a todo lo demás, a quiénes somos y en cómo amar al otro: un hombre a su mujer, un hermano a sus hermanos, los hijos a los padres, los padres a los hijos, etc.

1ª Carta de Pablo a los Corintios 13:1-13

Cómo vencer el miedo al amor teniendo presente esto en nuestras vidas.

» Aunque yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, soy como una campana que resuena o un platillo que retiñe.

 Aunque tuviera el don de la profecía y conociera todos los misterios y toda la ciencia, aunque tuviera toda la fe, una fe capaz de trasladar montañas, si no tengo amor, no soy nada

 Aunque repartiera todos mis bienes para alimentar a los pobres y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor, no me sirve para nada.

 El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, 

no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tiene en cuenta el mal recibido,

no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad. 

El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

 El amor no pasará jamás. Las profecías acabarán, el don de lenguas terminará, la ciencia desaparecerá.»

 

1ª Carta de Pablo a los Corintios 10:23-24

Cómo vencer el miedo al amor buscando el bien.

 

Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica. 

Ninguno busque su propio bien, sino el del otro.

 

Quiero compartir contigo esta canción, tal vez te sea útil para soltar lo malo y recibir a Cristo y des respuesta aún más a cómo vencer el miedo al amor.


¿Considera que tienes miedo de amar y quisieras vencer ese miedo? ¿Cuál es la circunstancia por la que atraviesas? Déjanoslo saber en los comentarios.


¿Estás batallando con algún problema o circunstancia difícil en tu vida, y sientes que necesitas ayuda?

Estamos aquí para ti. Te ofrecemos la posibilidad de hablar con alguien que te ayude a atravesar todas esas cosas difíciles, siempre de la mano de Dios.

consejería cristiana descuento

Utiliza el cupón DIOSPRIMERO2022 cuando vayas a hacer el pago, y obtén un 50% de descuento.

Bendiciones y un abrazo.

Cómo vencer el miedo al amor según la biblia

Acerca del autor

Daniel & Jessi

Cuando mi mente se llenó de dudas, tu consuelo renovó mi esperanza y mi alegría. Salmos 94:19 | Yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza. Jeremías 29:11
Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.