Cómo volver al primer amor con Dios según la Biblia

La mayoría de nosotros, al comenzar nuestro caminar con Dios, nos vemos consumidos por un primer amor tan bello que irradia todas las áreas de nuestra vida.

Ese amor nos motiva a hacer reformas y tener una fe valiente.

Sin embargo, con el paso del tiempo entramos quizá, en una zona de confort donde cosas como las preocupaciones de la vida y las distracciones nos logran privar de esa profunda experiencia.

Pero, ¿Es posible volver a ella?

¿Es posible volver al primer amor con Dios?

¿Cómo podemos volver al primer amor con Dios?

Más aún, ¿espera Dios de nosotros que volvamos a esa forma de vivir?

El día de hoy quisiera responder a esas preguntas compartiendo contigo algunas reflexiones referentes a este tema.


Perspectiva bíblica de sobre al primer amor.

Lo primero que quisiera que hagamos es que tengamos una perspectiva bíblica de este asunto.

Veamos que dice la biblia en uno de sus apartes al respecto:

(…) has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado arduamente por amor de mi nombre, y no has desmayado.

 

Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor.

‭‭

Apocalipsis‬ ‭2: 3‬-4

Al leer estos versos dirigidos a la iglesia de Éfeso, en contexto con el pasaje entero, se vislumbra la problemática que el Señor expone con relación a esa iglesia.

Posiblemente se relaciona con un gran celo espiritual, que tras muchas luchas contra falsas doctrinas, termina tomando el lugar de la sencillez del amor.

Es decir, amar a Dios pasó a un segundo lugar, y el celo y deseo de mantener la fe pura, comenzaron a ocupar el lugar más importante en la vida de los cristianos de Éfeso.

Resuenan al unísono las palabras que El Señor habló por medio de Jeremías.

(…) Me he acordado de ti, de la fidelidad de tu juventud, del amor de tu desposorio, cuando andabas en pos de mí en el desierto, en tierra no sembrada.

 

‭‭Jeremías‬ ‭2:2‬

Hay algo de esa primera experiencia en nuestro caminar con el señor que el enemigo trata de robarnos, pero que el señor espera que se conserve.

Pero, ¿qué es?


¿Qué es el primer amor con Dios según la biblia?

El primer amor con Dios según la Biblia es una experiencia de confianza y fidelidad en Dios y sus promesas. Es darle a Dios el primer lugar en nuestra vida.

Es difícil establecer exactamente a que se estaba refiriendo el señor en el pasaje de apocalipsis, cuando habla de primer amor.

Sin embargo, al contrastarlo con el pasaje de Jeremías, los cuales leímos anteriormente, podemos ver que en el pasado Dios había presentado una querella similar contra Israel.

Israel antes confiaba tanto en Dios que lo seguía aún al desierto, pero ahora se había apartado de Él.

En caso de la iglesia de Éfeso, notamos que el celo por desarraigar doctrinas falsas fue ganando mucha importancia.

No es malo procurar que las falsas doctrinas no se afiancen en la iglesia, incluso el señor en el mismo capítulo dice que Él también aborrece las obras de los nicolaítas.

Este se trataba de un grupo de herejes de la época.

Parece entonces que la palabra primer, no se refiere solo a ese ardor o pasión inicial, sino a una prioridad y confianza.

A darle el mejor y más importante lugar en nuestras vidas a Dios y a confiar enteramente en Él.


Causas por las que perdemos el primer amor

Tomando como referencia lo que entendemos por primer amor, veamos ahora algunos ejemplos de causas que nos llevan a perderlo.

En el caso del celo espiritual, cuando el programa, el pastor, el sermón o la liturgia de la iglesia comienzan a ser la razón por la que yo me llamo cristiano, desplazamos a Dios del primer lugar.

Cuando dejamos que entretenimientos pecaminosos, o pecados acariciados, nos alejen de nuestra devoción espiritual, estamos desplazando a Dios del primer lugar.

También nos puede llegar a pasar que con el tiempo, al igual que el pueblo de Israel, nos vayamos volviendo infieles.

Nos vayamos volviendo desconfiados del amor de nuestro padre celestial, y que otros asuntos o personas se vuelvan una prioridad en nuestras vidas.


El balance entre la madurez y el primer amor

No debemos olvidar que todas las relaciones de amor tienen ciclos, no me refiere solo relaciones de pareja, sino a los lazos interpersonales en general.

Es normal que al iniciar una relación, incluso entre padres e hijos, haya un apego grande, una fuerza que dirige y embarga todo.

Pero es natural, que con el paso de los años el amor madure y sea menos pasional.

Se convierte en una convivencia, en una decisión diaria de aceptar al otro, en un compañerismo que es igualmente hermoso, fuerte y bueno.


Evidencias de haber perdido el primer amor

Si miramos nuestra vida, podemos ver que con frecuencia caemos en ese mismo error.

Perdemos el primer amor hacia Dios.

Esto puede evidenciarse en cosas como las siguientes:

Menor interés por temas espirituales.

Falta de salud en nuestra vida de oración.

Un espíritu creciente de crítica y amargura que roba el gozo de la experiencia cristiana.

También, puede incluso verse en una disminución considerable en nuestro nivel de tolerancia al riesgo por ejemplo.

Antes podía ser mucho más fácil tomar decisiones y acciones coherentes con las promesas de Dios, sin mirar nuestra debilidad sino su poder.

Para luego vernos atrapados en las contradicciones de un corazón que ama, pero que a la vez teme por muchas otras cosas.

Tal vez como Pedro caminando sobre las aguas, es fácil poner la mirada en nosotros mismos, y olvidar que nuestra vida está en las manos de Jesús.

Incluso, las pruebas pueden llevarnos a perder a Jesús de vista y comenzar a percibirlo como alguien que no nos ama.

No debemos olvidar que Él nos está pidiendo que lo hagamos una prioridad en nuestras vidas, no porque quiere quitarnos tiempo, sino porque Él nos ama y puede sostenernos en las dificultades.

Él puede darnos lo que necesitamos y ayudarnos a vivir una vida plena.


Consejos para volver al primer amor con Dios.

Pareciera ser una tarea difícil aquella de mantener un celo maduro, un amor sencillo, las prioridades claras, y una confianza plena.

Aun así el señor nos pide que lo hagamos.

¿Pero cómo?

¿Cómo podemos volver a ese primer amor con Dios?

El pasaje de estudio de hoy continúa diciendo:

Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras (…).

 

‭‭Apocalipsis‬ ‭2:5‬

Todo empieza por una decisión consiente, diaria y sincera.

Dios hace un llamado a una decisión personal.

Primero, a recordar de donde hemos caído.

Por ello es importante hacer una evaluación sincera de nuestra situación actual con respecto a aquella que fue mejor, es decir reconocer nuestro problema e identificarlo.

Segundo, ver en qué hemos cambiado, poder compararnos como éramos antes y quienes somos ahora, en que hemos mejorado y en que hemos empeorado.

En otras palabras, ver de donde hemos caído.

Tercero, nos invita al arrepentimiento y luego a la acción.

Es decir rendirnos al señor con arrepentimiento, si es del caso, y el pedir ayuda para tomar decisiones certeras que fortalezcan nuestro músculo de amor y la fe.

Dios no viola nuestra voluntad, y en amor nos muestra el camino correcto con el anhelo de que lo escojamos.

Finalmente, si cada día escogemos darle a Dios el primer lugar en todo lo que hagamos, el Espíritu Santo, nos irá reavivando.

Podremos volver a disfrutar de la oración, el estudio de su palabra y la comunión con nuestros hermanos.

Puede ser que al principio, tengamos que admitir que no queremos orar, que ya no nos sentimos cercanos a Él y que disfrutamos otras cosas que tal vez no le agradan y no son buenas para nosotros.

Pero, elige orar aun cuando no quieras y alimentar tu relación con Él.

Elige escuchar, ver, leer lo que a Él le agrada.

Poco a poco iras re enamorándote de Dios, descubriendo nuevas verdades, enfrentando nuevas pruebas, pero con un corazón lleno de amor y podrás salir más que victorioso.

Porque somos hijos de un Dios bueno y paciente.


Conclusión

Tenemos un salvador que se compadece de nuestras debilidades y nos abre las puertas para acercarnos confiadamente al trono de la gracia, donde podemos encontrar el oportuno socorro.

Recordemos las palabras de Dios a Israel a través de Jeremías:

….»Yo te amo con amor eterno.

 

Por eso te he prolongado mi misericordia».

 

Jeremías 31:3

Corramos a los brazos de ese Dios amoroso y pidámosle que avive en nuestro corazón el fuego del amor.

Que nos dé las fuerzas para hacer las reformas necesarias y confiemos que aquel que comenzó la buena obra la terminará.


¿Cuál has sido tu experiencia al caminar con Dios? Compártelo con nosotros en un comentario en la parte de abajo para bendecir a otros.


¿Estás batallando con algún problema o circunstancia difícil en tu vida, y sientes que necesitas ayuda?

Estamos aquí para ti. Te ofrecemos la posibilidad de hablar con alguien que te ayude a atravesar todas esas cosas difíciles, siempre de la mano de Dios.

consejería cristiana descuento

Utiliza el cupón DIOSPRIMERO2022 cuando vayas a hacer el pago, y obtén un 50% de descuento.

Bendiciones y un abrazo.

Deja un comentario