Cuáles son las consecuencias de vivir en pecado | Según la biblia - 6 Horrible Consequences of Living in Sin | According to the Bible

Cuáles son las consecuencias de vivir en pecado | Según la biblia

Tiempo de lectura:4 Minuto, 12 Segundo

Millones de personas hoy día viven, sin entenderlo, esclavos de un terrible mal que controla sus vidas. Ese mal es el pecado.

Una condición que nos separa de Dios, que nos lleva a lastimar a otros, y a escoger lo que menos nos conviene.

El día de hoy quisiera compartir, de forma no exhaustiva, lo que la biblia enseña acerca de las consecuencias de vivir en pecado.

Para hacerlo primero te invito a leer un texto bíblico.

Cita bíblica de las consecuencias de vivir en pecado

Pero esto quiero decirles en el nombre del Señor, y en esto quiero insistir: no vivan ya como la gente sin Dios, que vive de acuerdo a su mente vacía.

 

Esa gente tiene el entendimiento entenebrecido; por causa de la ignorancia que hay en ellos, y por la dureza de su corazón, viven ajenos de la vida que proviene de Dios.

 

Después de que perdieron toda sensibilidad, se entregaron al libertinaje para cometer con avidez toda clase de impureza.

 

Efesios 4: 17 – 19

En estos versículos, el apóstol Pablo en su carta a la iglesia de Éfeso, nos menciona algunas características de las personas que viven en pecado.

Estas características son en sí mismas consecuencias de su manera de vivir.

Vivir de acuerdo a una mente vacía

La primera consecuencia de vivir en pecado que se nos presenta es la de vivir de acuerdo a una mente vacía, es decir vivir sin propósito.

Vivir en pecado inevitablemente hace que nuestra vida, y nuestra manera de pensar, se vuelva cada vez más y más fútil, que cada vez más pierdan significado.

Tener el entendimiento entenebrecido

La segunda consecuencia de vivir en pecado es que nuestra capacidad de entender nuestros errores se reduce, así mismo nuestra capacidad de ver nuestra necesidad de mejorar y salir de nuestra condición.

Cuando nos entregamos al pecado perdemos lucidez mental y no podemos razonar de forma completamente coherente.

Vivir en ignorancia

La tercera consecuencia de vivir en pecado es que al rechazar la verdad del amor de Dios, y nuestra necesidad de Él, cada vez más nos convencemos a nosotros mismos de que somos sabios, de que de algún modo somos superiores a los que viven conforme a la voluntad de Dios, cuando en realidad estamos viviendo en la ignorancia.

Tener el corazón endurecido

La tercera consecuencia de vivir en pecado es que un espíritu de arrogancia se apodera de nosotros y nos lleva a rechazar cada vez, con mayor vehemencia, la verdad.

El Espíritu Santo continúa invitándonos a reconciliarnos con Dios, pero cada vez más se nos hace difícil oírlo, y cuando los escuchamos nos comportamos de forma hostil hacia sus llamadas.

Excluirse de la vida que proviene de Dios

La cuarta consecuencia de vivir en pecado es la muerte. La biblia enseña que la paga del pecado es la muerte eterna, es decir que un día seremos juzgados y hallados culpable y tendremos que enfrentar las consecuencias eternas de nuestras elecciones.

Pero no solo eso, sino que al vivir en pecado experimentamos una condición que la biblia compara a estar muertos en vida.

Dios quiere darnos libertad, felicidad y vida, pero al vivir en pecado la rechazamos y vivimos cada vez más infelices, haciéndonos daño a nosotros mismos y a los demás.

Perder toda sensibilidad moral

La quinta consecuencia de vivir en pecado es una perdida de toda sensibilidad moral. Cuando nos entregamos a una vida de pecado, aquello que es evidentemente perverso y malo se nos hace cada vez más tolerable.

Progresivamente, nos vamos volviendo capaces de las cosas más terribles que nunca nos hayamos imaginado.

Entregarse al libertinaje por completo

La sexta consecuencia de vivir en pecado es que por nuestra perdida de sensibilidad moral, terminamos tristemente viviendo una vida libertina y perniciosa. Una vida autodestructiva e inmoral.

Conclusión

Querido lector, lo que Dios quiere para nosotros siempre será mejor que lo que nuestra naturaleza de pecado quiera ofrecernos. Dios te ama y quiere lo mejor para ti.

Él no está intentando cohibirte o engañarte, Él está tratando de guiarte y protegerte.

Las consecuencias de vivir en pecado son funestas y devastadoras.

Si al leer estas líneas te has identificado con alguna de las consecuencias de vivir en pecado, quiero aprovechar para invitarte a que te tomes el momento de abrirle tu corazón a Dios y a pedirle ayuda para salir del lugar de donde estás.

Él nunca te ha dejado y siempre estará dispuesto a ayudar te a regresar a Él.

Espero que estas palabras sean de bendición para tu vida.


¿Y tú qué piensas? ¿Cuáles crees que son las consecuencias de vivir en pecado? Comparte en los comentarios.


¿Estás batallando con algún problema o circunstancia difícil en tu vida, y sientes que necesitas ayuda?

Estamos aquí para ti. Te ofrecemos la posibilidad de hablar con alguien que te ayude a atravesar todas esas cosas difíciles, siempre de la mano de Dios.

consejería cristiana descuento

Utiliza el cupón DIOSPRIMERO2022 cuando vayas a hacer el pago, y obtén un 50% de descuento.

Bendiciones y un abrazo.

Cuáles son las consecuencias de vivir en pecado | Según la biblia

Acerca del autor

Daniel & Jessi

Cuando mi mente se llenó de dudas, tu consuelo renovó mi esperanza y mi alegría. Salmos 94:19 | Yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza. Jeremías 29:11
Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

2 thoughts on “Cuáles son las consecuencias de vivir en pecado | Según la biblia

  1. yo pienso que vivir en pecado es no agradar a Dios con nuestros actos, y eso hace que nos sintamos mal, culpables y no felices. y nos aparta del camino correcto para llegar a Dios.

    1. Hola Dios te bendiga Monika.

      Gracias por compartir lo que piensas. Sin duda tienes razón.

      El pecado nos aparta de Dios y nos roba la felicidad en esta tierra y la vida eterna.

      Un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.