vacío en el corazón

Cómo llenar el vacío en el corazón con Dios

Tiempo de lectura:6 Minuto, 47 Segundo

¿Sabías que Jesús trató de manera personal el tema del vacío en el corazón humano?

Permíteme explicarte en detalle ese fenómeno que tú estás sintiendo, o que tú y yo sentimos alguna vez en el pasado usando una historia bíblica.

Tener el corazón vacío, sediento.

Esa imposibilidad de encontrar alegría y significado pleno en la vida cotidiana.


Perspectiva bíblica de llenar el vacío en el corazón

No sé a ti, pero a mí en lo personal me encantan las historias de encuentros de personas con Jesús.

Cuando las analizas con ojos espirituales, tienen detalles increíblemente apasionantes e interesantes.

Una de mis historias de encuentros favoritas en la biblia, es esta:

El encuentro entre Jesús y la mujer samaritana.

Leamos un poco de esa historia juntos para contestar la pregunta del día:

Jesús, fatigado del camino, se sentó junto al pozo. (…)

 

En eso llegó a sacar agua una mujer de Samaria, y Jesús le dijo:

 

―Dame un poco de agua.

 

(…) la mujer le respondió:

 

― ¿Cómo se te ocurre pedirme agua, si tú eres judío y yo soy samaritana?

 

―Si supieras lo que Dios puede dar, y conocieras al que te está pidiendo agua —contestó Jesús—, tú le habrías pedido a él, y él te habría dado agua que da vida.

 

Todo el que beba de esta agua volverá a tener sed —respondió Jesús—, pero el que beba del agua que yo le daré no volverá a tener sed jamás, sino que dentro de él esa agua se convertirá en un manantial del que brotará vida eterna.

 

―Señor, dame de esa agua (…).

 

Juan 4:6-10; 13-15

Jesús dice solo en este pequeño fragmento cosas extremadamente importantes y trascendentales para tu vida y la mía.


Identifica lo que usas para llenar tu vacío

El primer paso para llenar el vacío en el corazón con Dios es que intentes identificar las cosas con las que tu mismo has estado tratando de llenarlo, pero que no dan resultado.

Para adentrarnos al tema de como llenar el vacío en el corazón, quiero que nos concentremos en una cosa que Jesús dijo en particular:

Todo el que beba de esta agua volverá a tener sed —respondió Jesús—

Debes saber que Jesús no estaba hablando de H₂O cuando le dijo eso a la mujer.

Jesús con frecuencia usaba metáforas del mundo real para develar los secretos espirituales más hermosos del universo.

Él estaba diciendo algo mucho más profundo que se puede entender en la respuesta que le da a la mujer cuando ella le dice lo siguiente:

―Señor, dame de esa agua (…).

 

―Ve a llamar a tu esposo, y vuelve acá —le dijo Jesús.

 

―No tengo esposo —respondió la mujer.

 

―Bien has dicho que no tienes esposo.

 

Es cierto que has tenido cinco, y el que ahora tienes no es tu esposo.

 

En esto has dicho la verdad.

 

Juan 4:15-19

El agua a la que Jesús se refería al decir que cuando se le bebe se vuelve a tener sed, era las cosas que ella estaba utilizando para intentar llenar su corazón.

Él sabía que aquella mujer había estado tratando llenar el vacío de su corazón con entretenciones, pecados y errores de este mundo.

Había estado bebiendo de aguas equivocadas.

Ella había estado tratando de llenar el vacío de su corazón con la atención, el afecto y la pasión que encontraba en los hombres.

Y Jesús la confronta con esa realidad antes de darle de beber el agua que ella le pedía.

Del mismo modo debeos identificar aquellas cosas que nos dejan sedientos y desgastados.

Si tú y yo queremos llenar el vacío de nuestro corazón, primero tenemos que enfrentarnos a identificar y reconocer con qué lo hemos estado tratando de llenar.

Quizá has estado tratando de llenar ese corazón vacío con entretenciones pasajeras.

Tal vez has tratado de olvidar ese vacío con alcohol o drogas, quizá lo has tratado de llenar con el afecto efímero de personas que te han abandonado.

Quizá conoces más camas que una mucama profesional con treinta y cinco años de experiencia en hoteles de cadena.

No sé de qué forma lo has tratado de llenar, pero tú y Jesús si lo saben.


Acepta a Jesús como tu salvador

El segundo paso para llenar el vacío en el corazón es que dejes de luchar solo tratando de satisfacer tu necesidad, y aceptes que es Jesús quien la puede llenar.

Que aceptes a Jesús como el Señor en tu vida y como tu salvador.

Mira la respuesta de la mujer a la afirmación de Jesús:

―Señor, me doy cuenta de que tú eres profeta.

 

Juan 4:19

Esto quiere decir dos cosas, la primera que lo que jesús le dijo era verdad, y la segunda que ella aceptó el rol espiritual de Jesús como alguien enviado por Dios.

Jesús es el hijo de Dios, aquel que sana los corazones quebrantados y venda las heridas del alma.

Si le das la oportunidad, tal como lo hizo en la vida de esa mujer, puede hacerlo en la tuya también.


Tráele a Jesús lo que usas para llenar tu vacío

El tercer paso es entregarle a Jesús aquellas cosas con las que has tratado de llenar tu corazón y que te hacen daño.

Cuando Jesús le dice a aquella mujer, ve a llamar a tu esposo, lo que le está diciendo es: “tráeme el agua de la que has estado bebiendo”.

Cuando le entregamos a Dios nuestros pecados, adicciones, nuestras zonas erróneas, es entonces donde Él se glorifica en nuestra vida, renovando nuestro espíritu.


Deja que Jesús obre en tu corazón

Hoy Él te dice, trae a mí el agua que has estado bebiendo porque te la voy a cambiar por una mucho mejor porque,

Todo el que beba de esta agua volverá a tener sed —respondió Jesús—, pero el que beba del agua que yo le daré no volverá a tener sed jamás, sino que dentro de él esa agua se convertirá en un manantial del que brotará vida eterna.

Sabes, hay una única forma de llenar el vacío de tu corazón, la forma en que eso se hace es dejando entrar a Jesús en él y hacer la obra de sanarte.

Si realmente quieres dejar de vivir la vida infeliz, vacía y desdichada que has estado viviendo; solo hay alguien que la puede llenar.

Su nombre es Jesús.

Son cosas que, aunque quisiera, no te puedo explicar de tal forma que la puedas entender tanto como yo las entiendo, porque son cosas que se viven en el espíritu.

Son cosas que se experimentan en el corazón.

Tú necesitas experimentarlas por ti mismo o por ti misma.

Hoy por hoy, puedo decirte que mi corazón ya no está vacío, cómo alguna vez lo estuvo.

Por el contrario, mi corazón ahora es un manantial de gozo y alegría, de propósito del que brota vida eterna.

Mi vida y mi existencia ahora tiene total sentido.

Mi ser está pleno y mi alma satisfecha.

Cuando bebes de las aguas de vida eterna quedas irremediablemente satisfecho.

Ya no necesitas lastimarte bebiendo porquerías y tu experiencia será tal que no cambiarás a Jesús por nada en esta tierra.

Porque solo él puede satisfacer tu alma.

Conclusión

Dile hoy al señor conmigo en esta oración:

Señor, he bebido de las aguas de este mundo por mucho tiempo.

Tú mejor que nadie sabes lo vacío que está mi corazón.

Te pido que en esta hora entres en él, que tu santo espíritu empiece a hacer de mi corazón su habitación permanente y que me enseñe a estar cada día más cerca de ti.


¿Cuál es tu experiencia? ¿Experimentas un vació en tu corazón? Compártelo en los comentarios.


¿Estás batallando con algún problema o circunstancia difícil en tu vida, y sientes que necesitas ayuda?

Estamos aquí para ti. Te ofrecemos la posibilidad de hablar con alguien que te ayude a atravesar todas esas cosas difíciles, siempre de la mano de Dios.

consejería cristiana descuento

Utiliza el cupón DIOSPRIMERO2022 cuando vayas a hacer el pago, y obtén un 50% de descuento.

Bendiciones y un abrazo.

Cómo llenar el vacío en el corazón con Dios

Acerca del autor

Daniel & Jessi

Cuando mi mente se llenó de dudas, tu consuelo renovó mi esperanza y mi alegría. Salmos 94:19 | Yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza. Jeremías 29:11
Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.