¿Por qué no rendirme si nada va bien?

¿Por qué no rendirme si nada va bien?

Tiempo de lectura:4 Minuto, 53 Segundo

¿Te has equivocado alguna vez? Has sentido que no vale la pena seguir luchando contra ese vicio, ese pecado escondido, ese defecto de carácter y ¿qué no tienes forma de salir de allí?, que tu fe es demasiado débil y no alcanza ni el tamaño de la mostaza, para mover nada.

Espero que los versículos de hoy te animen a seguir adelante en este camino de la fe.

Romanos es de esos libros de la Biblia que no se entienden con una lectura superficial, pero que valen la pena estudiar.

En el capítulo dos se habla de los judíos, la circuncisión y la ley, ahora en el tres se comienza con una pregunta ¿Qué ventaja pues tiene el judío?

Y Pablo responde que una de sus ventajas es que le fue confiada la palabra de Dios.

Y entonces viene este hermoso texto:

 Pero entonces, si a algunos les faltó la fe, ¿acaso su falta de fe anula la fidelidad de Dios?

 

Romanos 3:3 NVI

Es una pregunta maravillosa, porque si vemos la historia de Israel, se podría llegar fácilmente a creer que por su incredulidad la fidelidad de Dios se anula, pero miremos la respuesta:

¡De ninguna manera! Dios es siempre veraz, aunque el hombre sea mentiroso. Así está escrito: «Por eso, eres justo en tu sentencia, y triunfarás cuando te juzguen»

 

Romanos 3: 4

No les parece esto ¿maravilloso? Dios es fiel, su fidelidad no se anula por nuestra falta de fe o incredulidad, por nuestras múltiples dudas, por nuestros pecados o por nuestro inconstante ánimo, su justicia es eterna y su amor sin fin.

Ahora podrías pensar, pero si Dios es justo seguro me hará pagar todos mis pecados, porque me dará conforme a mis acciones y pues la verdad, ellas no son muy dignas que digamos, pero eso Dios ya lo sabía, su palabra dice que no hay justo ni aun uno.

Que todos estamos bajo la ley para que nadie se gloríe y es gracias a la ley que podemos reconocer que somos pecadores, pero aparte de la ley se ha manifestado:

 La justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.

 

Romanos 3:22- 23

Estos versículos son asombrosos, porque nos dice que la justicia de Dios se revela por medio de la fe en Jesucristo.

Fue Jesucristo quien nos redimió, quien pudo vivir una vida sin pecado y quien es justo.

Él es el único mediador entre Dios y los hombres, son sus obras, vida, muerte y resurrección las que se presentan al padre en vez de nuestra desconfianza, pecaminosidad e infidelidad.

Como lo dice el versículo veintiséis:

Con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.

 

Romanos 3:26

 

Pero en el tiempo presente ha ofrecido a Jesucristo para manifestar su justicia.

 

De este modo Dios es justo y, a la vez, el que justifica a los que tienen fe en Jesús.

 

Romanos 3:26

(Puse las dos versiones para que podamos tener un poco más de claridad sobre el texto, a veces tener varias versiones nos ayuda a comprender mejor el mensaje).

Entonces Dios es justo no solo porque paga a cada uno conforme a sus obras (que es lo que no pasa en nuestros sistemas judiciales), sino que también justifica, porque dio a Jesús quien nos cubre para que ya no seamos nosotros los que recibimos la paga del pecado, sino que al creer en Jesús su justicia cubra nuestra vida y por sus méritos recibamos la vida eterna.

Y como decía en el versículo veintitrés, esto es para todos, porque Dios no hace acepción de personas, porque su fidelidad no depende de nuestras obras.

Con Jesús es posible vencer, al ver su amor podremos confesar ese pecado escondido y entregarlo para que ya no ocupe ningún espacio en nuestro corazón.

Dios cree en ti, porque Jesús murió por ti.

Ahora solo debemos nosotros pedir a Dios que fortalezca nuestra fe, porque es Él quien pone tanto el querer como el hacer.

Que cada día pueda morir el yo para que viva Jesús, y ¿sabes?

Al principio la batalla podrá parecer imposible de ganar, pero mira a Jesús (abre tu Biblia en los evangelios y contémplalo) y entonces recuerda que: por fe, le pedimos que nos cubra con su manto de justicia y nos ayude a vencer, porque todos podrán dejar de creer en ti, pero Dios nunca lo hará.

No te rindas antes ese defecto de carácter, no te rindas al pecado, al vicio, a esa serie que no aporta nada a tu vida espiritual, a esos pensamientos que te dicen que no vales nada, que nunca lo lograrás, no te rindas ante esa chica o chico que sabes que no tiene a Jesús en su corazón, no te rindas al chisme o la crítica, a la depresión o ansiedad.

Recuerda que Jesús cree en ti y murió por ti, venció por ti y quiere ayudarte a tener fe en Él y que vivas por Él.


¿Qué es para ti fe? ¿Te es difícil creer que a pesar de tu infidelidad y equivocaciones aún Dios es fiel y te ama? Comparte lo que piensas en los comentarios o escríbenos.


¿Estás batallando con algún problema o circunstancia difícil en tu vida, y sientes que necesitas ayuda?

Estamos aquí para ti. Te ofrecemos la posibilidad de hablar con alguien que te ayude a atravesar todas esas cosas difíciles, siempre de la mano de Dios.

consejería cristiana descuento

Utiliza el cupón DIOSPRIMERO2022 cuando vayas a hacer el pago, y obtén un 50% de descuento.

Bendiciones y un abrazo.

¿Por qué no rendirme si nada va bien?

Acerca del autor

Daniel & Jessi

Cuando mi mente se llenó de dudas, tu consuelo renovó mi esperanza y mi alegría. Salmos 94:19 | Yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza. Jeremías 29:11
Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.