Cómo ser optimista según la Biblia

Cómo ser optimista según la Biblia

Tiempo de lectura:5 Minuto, 5 Segundo

Antes de responder a la pregunta: ¿cómo ser optimista según la Biblia?, quisiera preguntarte algo.

¿Te has preguntado alguna vez si Dios es optimista?

Piénsalo un momento, un mundo perdido y en rebelión para el cual Dios tiene planes de salvar y restaurar.

Jesús pronto volverá para llevar a cabo ese cometido y rescatarnos de las dificultades de esta vida y llevarnos con él para morar en paz y felicidad.

Es evidente que Dios se toma el optimismo en serio. Toda la biblia está llena de optimismo. Llena de esperanza para un futuro mejor.

Siendo esto una realidad, quienes creemos en Dios, necesitamos también disfrutar con Él de su optimismo.

Por eso resulta la pregunta, ¿cómo ser optimista según la Biblia?

Ejemplo de optimismo en la Biblia

Para contestarla, quisiera compartir contigo un pequeño aparte de la biblia en el cual vemos a alguien siendo bastante optimista. Reflexionaremos al respecto.

“Hermanos, quiero que sepan que, en realidad, lo que me ha pasado ha contribuido al avance del evangelio.

 

Es más, se ha hecho evidente a toda la guardia del palacio y a todos los demás que estoy encadenado por causa de Cristo.

 

Gracias a mis cadenas, ahora más que nunca la mayoría de los hermanos, confiados en el Señor, se han atrevido a anunciar sin temor la palabra de Dios.

 

(…) sé que, gracias a las oraciones de ustedes y a la ayuda que me da el Espíritu de Jesucristo, todo esto resultará en mi liberación.”

 

Filipenses 1:12-14;19

En el pasaje anterior, el apóstol Pablo escribe desde la cárcel, quizá en Éfeso o en Roma, a los hermanos de la iglesia de Filipos.

Pablo estaba pasando una situación muy adversa y difícil.

Él se encontraba encadenado y en prisión sufriendo todo tipo de privaciones.

A pesar de ello, en lugar de tener una visión fatalista y derrotista del asunto; podemos notar de sus palabras que, por el contrario, se encontraba satisfecho con las circunstancias.

Él miraba el lado positivo de las cosas.

Esa es la primera característica de una persona optimista.


Esfuérzate por ver lo positivo de las cosas

Para ser optimistas, necesitamos empezar a buscar cosas positivas en las situaciones adversas.

Detenernos un momento y pensar cosas cómo:

– ¿Hay algo bueno que rescatar de todo esto?

– ¿Esto me está enseñando algo?

– ¿Alguien está saliendo beneficiado?

– ¿Se están cumpliendo los propósitos de Dios?

– ¿Está sirviendo esta circunstancia para que la gente a mí al rededor reciba testimonio de Cristo?

Sé que es difícil; sin embargo, intenta preguntarte siempre si hay algo positivo y hacer tu mayor esfuerzo para encontrarlo.

Eso traerá el mejor efecto a tu salud mental.


Sé intencional en tu confianza en Dios 

Lo segundo que quiero resaltar es la confianza en Dios.

Pablo está confiado de que Dios está al control de esa circunstancia difícil. Por esta razón, agradece las oraciones de los hermanos y también se alegra de que la obra del evangelio esté avanzando.

La confianza en Dios no es algo que simplemente pasa, no es una emoción pasajera.

Se trata de un principio que necesitamos pedirle a Dios que nos ayuda a incorporar en nuestra vida.

Ponemos de nuestra parte para incorporarlo al ejercitar esa confianza de forma consiente e intencional, aunque nos resulte difícil hacerlo.

Cuando nuestra mente nos diga que nada bueno va a pasar, que nada bueno está pasando, llevemos esas luchas a Dios en oración. Pidámosle que nos dé descanso.

Luego con fe, desechemos ese pensamiento y reemplacémoslo por pensamientos de confianza y certeza en el amor, cuidado y dirección de Dios.

Eso hará toda la diferencia.


Enséñate a esperar lo mejor de parte de Dios

Lo tercero que quiero resaltar es que necesitamos aprender a esperar lo mejor de parte de Dios.

En el caso puntual, el apóstol Pablo mira el futuro con esperanza porque su confianza está puesta en Dios y puede decir que va a ser liberado de su prisión.

No se nos dan indicios de por qué Pablo estaba convencido de que eso iba a pasar.

Aun así, podemos ver que él entendía el carácter de amor de Dios y sabía que podía esperar lo mejor de Él.

En muchos casos somos no somos optimistas porque por circunstancias de la vida, no hemos aprendido aún a esperar lo mejor de la mano de Dios.

Esto tiene incluso explicaciones psicológicas. No vamos a entrar en ellas ahora.

No obstante, piensa en que Dios te ama, piensa en que Dios quiere lo mejor para ti, piensa que Dios se preocupa y se interesa por ti.

Luego considera los mejores resultados positivos posibles para tu circunstancia.

Date la oportunidad de creer que Dios en su amor infinito te los quiere dar.

Inténtalo aunque sea difícil, estarás más cerca de cambiar tu perspectiva.


Mantén una perspectiva eterna de esperanza

Lo cuarto que quiero resaltar, es que para ser optimista necesitamos mantener viva la esperanza prometida de Dios para el futuro.

Más adelante en el capítulo, vemos al apóstol apoyándose en la esperanza de estar con Cristo.

Los cristianos tenemos la esperanza eterna de la redención, sabemos que con indiferencia de lo que pase en esta tierra, nada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús.

Eso nos da la fuerza para seguir adelante.

Ser optimistas requiere que veamos el futuro por lo que es en Cristo, un futuro bueno, un futuro bello, un futuro sano, un futuro de eterna paz y felicidad.

Nada nos puede arrebatar la esperanza.

Mantenla viva y vivirás una vida más cerca del ideal de optimismo que anhelas.

Espero que esto haya sido de bendición para ti.


¿Y tú qué piensas? ¿Te gustaría ser optimista? Comparte en los comentarios.


¿Estás batallando con algún problema o circunstancia difícil en tu vida, y sientes que necesitas ayuda?

Estamos aquí para ti. Te ofrecemos la posibilidad de hablar con alguien que te ayude a atravesar todas esas cosas difíciles, siempre de la mano de Dios.

consejería cristiana descuento

Utiliza el cupón DIOSPRIMERO2022 cuando vayas a hacer el pago, y obtén un 50% de descuento.

Bendiciones y un abrazo.

Cómo ser optimista según la Biblia

Acerca del autor

Daniel & Jessi

Cuando mi mente se llenó de dudas, tu consuelo renovó mi esperanza y mi alegría. Salmos 94:19 | Yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza. Jeremías 29:11
Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.