Cómo vivir en santidad según la Biblia

Puede ser que como cristianos a menudo nos preguntemos cómo vivir en santidad según la Biblia, pues hemos escuchado muchas veces que sin santidad nadie verá al señor.

Pareciera que vivir en santidad, es algo difícil o exclusivo para algún grupo de super-personas.

Sin embargo, el día de hoy quisiera mostrarte que no es así, que es posible que todos los que hemos aceptado al señor podamos vivir en santidad.

Por eso, para entender mejor este tema es importante entender que significa santidad en la Biblia.


¿Qué significa santidad en la Biblia?

Santidad en la biblia significa permanecer santos o apartados para Dios, en obediencia a El.

La palabra santidad en la biblia está directamente relacionada con santo.

Santo, es un adjetivo y se refiere a una persona u objeto apartado para Dios.

Dios se refiere al pueblo de Israel como santo en Levíticos 19:2; porque ellos debían apartarse para Él.

Servirle a Él y no a otros dioses.

Para permanecer santos o apartados para Dios, debían obedecerle y evitar las costumbres que desagradaban a Dios, aun cuando sus vecinos las practicaban.


¿Quiénes son santos según la biblia?

De acuerdo con la biblia los santos somos todos los que hemos sido llamados y comprados por Jesús, quienes lo hemos aceptado, amado y deseamos vivir con Él por la eternidad.

En general los apóstoles en la biblia se referían a los creyentes de las primeras congregaciones cristianas como “los santos”.

Un pasaje que lo dice claramente es este:

A la iglesia de Dios en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús y llamados a ser santos.

 

1 Corintios 1: 2

Entendiendo lo anterior, podemos comprender que todos los verdaderos cristianos conformamos el grupo de los santos actuales.

Dios nos ha apartado para sí, al igual que lo hizo con Israel en el pasado.

Es por esta razón que deberíamos procurar vivir en obediencia a Él, evitando aquello que le desagrada a Dios y nos aparta de Él.

Es decir porque somos santos, debemos procurar vivir en santidad, apartados para Dios.

Sin embargo, en la sociedad secular en la que vivimos actualmente, se nos hace cada día más difícil vivir en santidad.

Las múltiples distracciones y diversas tentaciones que nos rodean dificultan este importante proceso del desarrollo de un carácter cristiano.

Ante una tarea que pareciera ser desafiante, la biblia nos dice que sin santidad nadie verá al señor.

¿Qué quiere decir esto?, ¿quiere decir que solo un grupo de super santos verá al señor?

Despejemos esa pregunta primero.


¿Qué significa sin santidad nadie verá al señor?

La biblia lo dice explicitamente, sin santidad nadie verá al señor.

Esto puede preocuparnos al pensar que ser santo significa ser perfecto.

Pero no es así.

Si en algún momento sientes que es muy difícil vivir en santidad, que las pruebas parecen ser más fuertes que tú.

Si sientes que has caído, que estás solo y no puedes seguir, recuerda que somos santos por la justicia impartida a través de Jesús, no por nuestras obras, Él es quien nos sostiene en este caminar de santificación.

Sin santidad nadie verá al señor significa que al procurar vivir en santidad, nos estamos preparando para ver a Jesús.

Que al disfrutar de las cosas que Él ama, como ayudar a otros, mantener nuestra mente pura, amarle y cada día leer su palabra, nos estamos preparando para ver al señor.

Significa que aquel que no está interesado en caminar con Jesús, y procurar apartarse para Él, no puede hacer parte del reino de Dios.

A eso es lo que se refiere Pablo, en el siguiente versículo:

Procuren vivir en paz con todos, y en santidad, sin la cual nadie verá al Señor.

 

Hebreos 12:14

Él está haciendo un llamado a permanecer unidos como hermanos y santos.

Recordemos que santidad es ser apartado, es decir no vivir conforme al mundo.

Es ahí donde surge entonces la pregunta del día de hoy, ¿cómo vivir en santidad desde una perspectiva bíblica?

Quisiera responder a esa pregunta con varias observaciones al respecto, partiendo de un texto bíblico.


Perspectiva bíblica de vivir en santidad

Desde el Génesis, la Biblia nos habla de santidad, santificación o santo.

Es un llamado que Dios hace constantemente y que a través de rituales, símbolos e incluso leyes, Dios trató de enseñar al pueblo de Israel y a la humanidad.

En esta entrada vamos a abordar el tema de vivir en santidad desde la perspectiva del nuevo testamento, y de una manera práctica.

Lee conmigo este pasaje bíblico introductorio:

“Por lo demás, hermanos míos, manténganse firmes en el Señor y en el poder de su fuerza.

 

Revístanse de toda la armadura de Dios, para que puedan hacer frente a las asechanzas del diablo.

 

Por lo tanto, echen mano de toda la armadura de Dios para que, cuando llegue el día malo, puedan resistir hasta el fin y permanecer firmes.

 

Por tanto, manténganse firmes y fajados con el cinturón de la verdad, revestidos con la coraza de justicia, y con los pies calzados con la disposición de predicar el evangelio de la paz.

 

Además de todo esto, protéjanse con el escudo de la fe, para que puedan apagar todas las flechas incendiarias del maligno.

 

Cúbranse con el casco de la salvación, y esgriman la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios.

 

Oren en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y manténganse atentos, siempre orando por todos los santos.”

 

‭‭Efesios‬ ‭6:10-11, 13-18‬ ‬‬

Los subtemas que desarrollaré en los párrafos siguientes están basados en el texto bíblico anterior.

El cual nos da algunas pistas o consejos acerca de como podemos vivir en santidad.


#1 Comprender el peligro que enfrentamos

Al ver como Pablo anima a los miembros de la iglesia de Éfeso a vestirse con la armadura de Dios para poder preservar su identidad y llamado, notamos que el apóstol Pablo está hablando de que estamos en una guerra espiritual.

Esta es una realidad un tanto incómoda para algunos.

Los seres humanos estamos en medio de un conflicto entre el bien y el mal y estamos siendo atacados constantemente.

[bctt tweet=»Por eso para vivir en santidad debemos mantener una conciencia de que nos encontramos en terreno enemigo.» username=»soysegundo1″]

Nos encontramos en peligro.

Nacimos en medio del fuego cruzado en un campo de batalla campal.

No podemos bajar la guardia con nuestra santificación.

Lo queramos o no, tú y yo tenemos que escoger entre ser guerreros o ser carne de cañón.

La biblia revela que el mundo como lo conocemos, en buena medida es un sistema orquestado por miles de años para distraernos, aturdirnos, engañarnos y apartarnos de Dios.

Todo su brillo, toda su gloria, toda su diversión y filosofía se ha convertido paulatinamente en una trampa.

Si bajamos la guardia y nos dejamos llevar por el sistema del mundo, nunca podremos vivir en santidad.

Es importante saber que como hijos de Dios ya no pertenecemos al sistema del mundo o al enemigo, ni somos esclavos del pecado.

Pertenecemos a Dios y somos llamados a mantenernos en guardia para poder vivir en santidad , como lo expresa el siguiente versículo:

Pero ahora que han sido liberados del pecado y se han puesto al servicio de Dios, cosechan la santidad que conduce a la vida eterna.

 

Romanos 6:22


#2 Principios espirituales para vivir en santidad

Después de entender que estamos en guerra espiritual, que hay desafíos, trampas y debilidades propias, es importante practicar en nuestras vidas ciertos principios espirituales clave.

[bctt tweet=»Todos los días estamos en guerra, desde que nos despertamos necesitamos estar decididos a luchar por amor a nuestro salvador y por el poder del Espíritu Santo.» username=»soysegundo1″]

Esto con el fin de cultivar lo bueno y dejar de lado lo malo.

Para vivir en santidad en este tiempo necesitamos reconocer la realidad de la situación en la que vivimos.

La forma en que podemos vivir en santidad es pues mantenernos firmes en el señor y en el poder de su fuerza, pues no tenemos guerra contra sangre ni carne.

Aunque la guerra es difícil, debemos recordar que estamos en el equipo ganador y que Dios ya venció en nuestro favor.

Veamos los principios espirituales que el apóstol nos recuerda para vivir en santidad.

#2.1 Mantenerse en la verdad

Al continuar estudiando nuestro texto bíblico del día, vemos que Pablos nos insta diciendo: manténganse firmes y fajados con el cinturón de la verdad.

Hoy día más que nunca, con tantas falsas doctrinas e ideas erradas acerca la fe cristiana, es necesario recordar que parte importante de vivir en santidad es mantener una cosmovisión bíblica.

No porque un predicador, un cantante o un escritor se haga llamar cristiano, necesariamente lo es.

Si no lo es, no deberíamos dejarnos llevar por sus ideas.

Debemos tener cuidado de no seguir ideas contrarias a las verdades bíblicas.

#2.2 Confiar en la justicia de cristo

Otro aparte importante que la biblia nos invita a considerar para vivir en santidad es ser revestidos con la coraza de justicia.

La biblia revela con claridad que Jesús es nuestra justicia delante de Dios.

Que aunque Dios espera que nosotros guardemos sus mandamientos y seamos obedientes a su voluntad, solo la justicia de cristo nos hace aceptos ante Él.

Para vivir en santidad debemos apartarnos del legalismo y nunca olvidar que nuestras obras no son suficientes, pero que tenemos un salvador perfecto que nos ha impartido su justicia.

#2.3 Predicar el evangelio

Un cristiano que no comparte su fe es un cristiano que rápidamente cae en la tibieza espiritual.

En una situación así nuestra santificación se ve frustrada, por lo que la biblia nos recuerda mantener los pies calzados con la disposición de predicar el evangelio de la paz.

Para mantenernos en santidad debemos pedirle a Dios ayuda e interés para compartir de su amor infinito a otros de diversas maneras a lo largo de nuestra vida.

Como santos, no debemos crear muros de división entre nosotros y aquellos que aún no se han decidido por Jesús todo lo contrario, tenemos un llamado a ser luz para el mundo.

Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anuncien los hechos maravillosos de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable.

 

1 Pedro 2:9

#2.4 Cuidar y cultivar la fe

Aunque la duda es parte natural de la experiencia humana, no debemos permitir que nuestras preguntas destruyan nuestra fe.

El apóstol nos insta diciendo protéjanse con el escudo de la fe, para que puedan apagar todas las flechas incendiarias del maligno.

La fe es nuestro mecanismo de defensa en la guerra espiritual.

Si perdemos la fe, nos desanimamos y abandonamos la carrera, por lo que dejamos de vivir en santidad.

Aun cuando la vida se ponga difícil y las pruebas vengan, si le pedimos a Dios que mantenga nuestra confianza en Él y nuestra fe, podremos resistir los ataques del enemigo y ser victoriosos de todas estas cosas.

#2.5 Confiar en la salvación por medio de Jesús

La certeza de la salvación por medio de Jesús es la verdad fundamental del evangelio.

Al vivir la vida cristiana, con frecuencia cometemos errores y tendemos a desanimarnos.

También podemos dudar de que llegaremos a ser salvos o si todo esto vale la pena.

Al cultivar estas ideas nos exponemos a dejar de lado nuestra profesión de fe y abandonar nuestro proceso de santificación.

Es por esto que la biblia no dice cúbranse con el casco de la salvación.

El casco de la salvación es la certeza de que los méritos de jesús son suficientes para hacernos salvos.

Que si nos mantenemos a los pies de Jesús, procurando ser fieles y obedecer su voluntad, no tenemos que dudar de la salvación que nos ha dado.

#2.6 Estudiar diariamente la palabra de Dios

Una de las mejores formas de pelear la batalla y ser transformados cada día a semejanza de Jesús es dedicando diariamente un tiempo a la palabra de Dios.

Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad.

 

Juan 17:17

Para vivir en santidad nos es indispensable mantener una relación con Dios.

La forma como Dios se comunica diariamente con nosotros es por medio de su palabra, por eso el apóstol nos dice esgriman la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios.

En medio de la guerra espiritual, las verdades bíblicas son nuestro medio para combatir el mal.

Recuerda estudiar la palabra de Dios diariamente en oración.

#2.7 Mantenerse constante en la oración

Pablo nos insta diciendo oren en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu.

Otro elemento indispensable para mantener una relación con Dios es hablar con Él a diario.

Vivir en santidad implica pertenecer a Dios, si dejamos de lado la oración dejamos de lado nuestra relación con Dios y por ende nuestro proceso de santidad se detiene.

#2.8 Pertenecer a una comunidad de fe

Aunque a algunas personas pertenecer a una iglesia les parece innecesario, la biblia nos recuerda manténganse atentos, siempre orando por todos los santos.

Para vivir en santidad debemos pertenecer a una comunidad de fe que cuide de nosotros y que ore por nosotros.

No debemos procurar vivir la vida cristiana de forma aislada, porque Dios nunca lo quiso así.

Estando solos es más fácil desanimarse y caer.


#3 Cuidarse de entretenimientos nocivos

Dado que estamos en una situación de riesgo en la que el sistema del mundo nos quiere impedir vivir en santidad, debemos tener especial cuidado con los entretenimientos seculares que quieren hacernos perder la vista de lo bueno.

[bctt tweet=»Muchas de las distracciones actuales nos quitan la mirada de los asuntos espirituales, disminuyen nuestra lucidez mental, y llenan nuestra mente de elementos nocivos para el desarrollo espiritual.» username=»soysegundo1″]

Por lo tanto deberíamos evitarlas.

Algunos ejemplos de este peligro son cosas como las siguientes:

#3.1 Mal uso de las redes sociales

Las redes sociales son un recurso útil para permanecer en contacto con seres queridos e incluso para predicar a otros.

Sin embargo, dado que están diseñadas para ser altamente adictivas, la mayoría de personas hacemos un mal uso de ellas y desperdiciamos nuestro tiempo libre ahí.

Luego no apartamos tiempo para la oración o el estudio de la biblia.

#3.2 Programas de televisión y cine nocivo

La realidad es que hoy día la mayoría de lo que hay en la televisión, las series y las películas alimenta nuestra mente con basura.

Violencia, erotismo, inmoralidad sexual, deshonestidad, infidelidad, una supervaloración de la identidad humana, todo esto nos queda plantado en la mente y distorsiona una perspectiva bíblica del mundo.

Debemos ser muy cuidadosos con lo que permitimos entrar a nuestra mente y dado que al ver televisión o cine estamos tan enfocados y atentos, es fácil para nuestro inconsciente captar ideas que no edifican.

#3.3 Música secular nociva

La mayoría de la música secular hoy día resalta la infatuación romántica, la traición, la inmoralidad sexual, el amor al dinero, la fama.

Todo esto penetra nuestro inconsciente dejándonos mensajes y formas de actuar abominables que van completamente en contra de Dios.

Una persona que quiere vivir en santidad debería escoger muy bien la música que escucha.

#3.4 Los videojuegos

Los videojuegos generalmente son altamente adictivos, las adiciones disminuye nuestras capacidades cognitivas, dificultándonos tomar las mejores decisiones en pro de nuestra relación con Dios.

Esto sin contar que la mayoría de ellos promueve mensajes totalmente contrarios a los mandatos de Dios.

Para vivir en santidad, estas cosas deberían evitarse.

#3.5 Mal uso de youtube

YouTube también se ha vuelto una plataforma de entretenimiento muy útil pero a la vez adictiva.

Un uso desmedido de YouTube mina nuestra capacidad de motivarnos a hacer tareas que nos generan menor dopamina como la meditación en la biblia, la oración o cantar alabanzas.

En ella hay de todo tipo de personajes que promueven todo tipo de ideas, si hacemos un uso indebido de ella nuestra mente se llenará de ideas que no son buenas para nuestro desarrollo espiritual.

#3.6 Resumen

Todo esto puede sonar algo exagerado o preocupante, pero recordemos que estos son dardos del enemigo de los que Dios nos está invitando a defendernos.

Todos podemos elegir que ver, escuchar, o como usar nuestro tiempo libre, y esto en gran medida afectará nuestra vida espiritual.

Al ser llamados a apartarnos significa que no debemos actuar, pensar o ser como el mundo.

Así que escoge sabiamente.

Y que el mismo Dios de paz os santifique por completo; y que todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea preservado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo. Fiel es el que os llama, el cual también lo hará.

 

1 Pedro 1: 15-16


#4 Cuidarse de las trampas actuales

El mundo actual nos presenta una serie de trampas que buscan hacer que nos entreguemos a él y nos olvidemos de darle prioridad a nuestra santificación.

Luego de entender que estamos en una guerra, que existen distracciones seculares que nos pueden desviar del objetivo de vivir en santidad, es importante mantenernos alerta ante ciertas trampas contemporáneas que pueden tener el mismo efecto en nuestra vida.

Vivir en santidad no es una tarea fácil en el mundo actual.

Poder hacerlo requiere un examen propio, para saber cuáles son nuestras debilidades específicas, y que desafíos el mundo está presentándonos para poder sobreponernos a ellos.

[bctt tweet=»Deberíamos ser cuidadosos en balancear o limpiar nuestro camino de aquellas cosas que nos alejan de la santidad y truncan ese proceso.» username=»soysegundo1″]

Algunos ejemplos de desafíos y trampas contemporáneos de los que deberíamos cuidarnos al intentar vivir en santidad son los siguientes:

#4.1 Erotismo inmoral

Hoy día el erotismo inmoral está tatuado en cada rincón para dónde miramos.

Debemos cuidar nuestros ojos y nuestros sentidos de participar en el culto a la sensualidad que el mundo está haciendo actualmente.

Si algo que vemos, leemos, escuchamos o a lo que le prestamos atención nos lleva a un erotismo inmoral, debemos evitarlo.

#4.2 Vanidad

En la actualidad estamos viviendo en una época en la que estamos rindiendo culto al narcisismo.

Todos queremos exhibir la buena vida que tenemos, lo bonitos que somos, lo mucho que viajamos, lo bien que comemos.

Para vivir en santidad deberíamos tener cuidado con nuestra propia vanidad porque esta es opuesta a lo que agrada a Dios.

#4.3 Inmoralidad sexual

Hoy día la inmoralidad sexual se promueve por todas partes, y la estamos viendo rampante incluso en la iglesia cristiana.

Los noviazgos que roban privilegios del matrimonio destruyendo nuestra espiritualidad, atentando contra el templo del Espíritu Santo.

Incluso los noviazgos que siendo santos llegan en momentos inconvenientes para nuestro desarrollo espiritual.

Cuidar nuestra mente y corazón de la inmoralidad sexual rampante que promueve el mundo actualmente es indispensable para vivir en santidad.

#4.4 La falacia del éxito

Hoy en día estamos tambien presenciando unas ansias desmedidas por alcanzar el “éxito” de acuerdo a estándares humanos.

Todos estamos buscando el éxito, la prosperidad y el reconocimiento, pero el mundo no nos motiva hacerlo conforme a la voluntad de Dios, sino de una manera desmedida.

Esto hace que nuestras prioridades se desorganicen y lo eterno pierda preeminencia.

#4.5 El amor al dinero

Similar al punto anterior, el mundo actual nos propone que tengamos el mejor teléfono, el mejor carro, el mejor apartamento, etc.

Un deseo desmedido por el dinero puede hacer que nuestras prioridades se vuelvan a lo financiero y dejemos de lado lo espiritual.

#4.6 Malos hábitos de salud

La comida chatarra que comemos, la hora a la que nos vamos a dormir, el poco cuidado que tenemos de nuestro cuerpo y nuestra mente, todo eso afecta nuestras capacidades cognitivas para tomar decisiones y apreciar lo espiritual.

Hemos sido comprados con la sangre preciosa de Jesús, le pertenecemos y por ello debemos cuidar nuestra mente, y cuerpo.

Porque ustedes han sido comprados; el precio de ustedes ya ha sido pagado. Por lo tanto, den gloria a Dios en su cuerpo y en su espíritu, los cuales son de Dios.

 

1 Corintios 6:20

#4.7 Resumen

Aunque este autoexamen puede parecer desalentador, debemos recordar que no es una tarea propia la de cambiarnos, que podemos exclamar como el salmista:

Dios mío, ¡crea en mí un corazón limpio! ¡Renueva en mí un espíritu de rectitud!

 

Salmos 51:10

Para vivir en santidad algunas de estas cosas deberían ser erradicadas de nuestra vida por completo, con otras deberíamos ejercitar el dominio propio, el cual también es parte del fruto del Espíritu Santo.


Conclusión

No olvidemos que hemos sido llamados a ser santos, y que en este proceso de vivir en santidad no estamos solo, sino que tenemos la ayuda de nuestro amante padre.

Que aun cuando estamos en una batalla, nuestro general ha vencido y con su ayuda nosotros también lo haremos.

Que cada día debemos decidirnos por Jesús y un día le veremos cara a cara y moraremos con Él por la eternidad.

Que es necesario proteger nuestra mente y nuestro corazón con cuidado.

Procuremos vivir en santidad, peleemos la buena batalla de la fe, disciplinados en la ciencia de la salvación y aferrados de la mano de Jesús caminando en el espíritu.

Espero que estas ideas hayan sido de bendición para tu vida.


¿Cuáles son tus pensamientos respecto de vivir en santidad en la biblia? Déjanoslo saber en los comentarios.


¿Estás batallando con algún problema o circunstancia difícil en tu vida, y sientes que necesitas ayuda?

Estamos aquí para ti. Te ofrecemos la posibilidad de hablar con alguien que te ayude a atravesar todas esas cosas difíciles, siempre de la mano de Dios.

consejería cristiana descuento

Utiliza el cupón DIOSPRIMERO2022 cuando vayas a hacer el pago, y obtén un 50% de descuento.

Bendiciones y un abrazo.

7 comentarios en «Cómo vivir en santidad según la Biblia»

Deja un comentario