El amor de Dios en la Biblia: Estudio Bíblico con Todo

El amor de Dios en la biblia es uno de los temas más asombrosos que pueda estudiar la mente humana.

En esta oportunidad me propongo compartir contigo un estudio completo sobre las preguntas más frecuentes que las personas se hacen acerca del amor de Dios.

Espero que sea de bendición para tu vida, aporte a tu crecimiento espiritual y te acerque al corazón de Dios.

Empecemos por hablar acerca de lo que se dice del amor de Dios en la biblia.


¿Qué dice la biblia del amor de Dios hacia nosotros?

A continuación compartiré algunas afirmaciones acerca de lo que la biblia dice del amor de Dios con sus respectivos textos para soportarlas.

– El amor es la esencia del carácter de Dios.

↑ 1 Juan 4:16, 1 Corintios 13:4-5  ↑

– Dios toma la iniciativa en amarnos, aun cuando nosotros no le amemos.

↑ Deuteronomio 7:7-8 ; 1 Juan 4:16 ; Oseas 11:4, Juan 15:9, 1 Juan 4:10 ↑

– El amor de Dios por nosotros es grande, inmenso, inmesurable.

↑ Efesios 3:17-19, Salmo 13:5-6 ; Salmo 36:5-7 ; Salmo 33:20-22 ; Salmo 52:8 ; Salmo 86:5 ; Salmo 86:12-15 ; Salmos 138:8 ; Salmo 143:8 ; Salmo 143:12 ; Salmo 145:8 ↑

– El amor de Dios es incondicional.

↑ Isaías 54:10 ; Romanos 5:8, Romanos 8:37-39 ↑

– El amor de Dios por nosotros es eterno.

↑ Jeremías 31:3 ↑

– El amor de Dios es inagotable.

↑ Lamentaciones 3:22-23, Juan 13:1 ↑

– Dios no nos niega su amor.

↑ Salmos 66:20 ↑

– Podemos pedirle a Dios que nos ayude o enseñe a experimentar su amor por nosotros.

↑ Salmo 42:8, 2 Tesalonicenses 3:5 ↑

– Es gracias a Jesucristo, por medio de quien la humanidad caida tiene acceso al amor de Dios.

↑ Juan 16:26-27, 1 Juan 4:10 , 1 Juan 4:9, Efesios 2:4-5

– El amor de Dios hace que a sus ojos seamos valiosos.

↑ Isaías 43:4 ; Isaías 49:15-16 ↑

– El amor de Dios es capaz de darlo todo por nosotros, incluso la propia vida de Jesucristo en rescate por nuestro pecados. 

↑ Juan 3:16 ; Juan 15:13 ; Efesios 5:25-26, Isaías 53:5, 2 Corintios 8:9 ↑

– Experimentar el amor de Dios en nuestra vida implica que obedezcamos sus amorosos y sabios consejos.

↑ Juan 14:23 ; Juan 14:21 ; Deuteronomio 7:9; Salmo 97:10 ↑

– Dios nos ama tanto que nos perdona con prontitud.

↑ Salmo 30:5 ; Salmo 86:5 ; Miqueas 7:18 ↑

– El amor de Dios nos inspira a dar lo mejor de nosotros para Él.

↑ Gálatas 2:20 ; 2 Corintios 5:14 ; Salmo 63:3 ↑

– El Señor nos corrige amorosamente porque quiere lo mejor para nosotros.

↑ Hebreos 12:6 ↑

– El amor de Dios por nosotros es comparable, humanamente hablando, al de un padre por sus hijos.

↑ Salmo 103:13, 1 Juan 3:1 

– El amor de Dios hace que el quiera ayudarnos y darnos lo mejor para nosotros, y a dar lo mejor a los demás.

↑ Isaías 41:10, Jeremías 29:11, Sofonías 3:17, Romanos 8:31-32, 1 Corintios 2:9, 2 Tesalonicenses 2:16, Juan 15:12


Qué es el amor de Dios según la Biblia

De acuerdo con lo que es mi comprensión de la enseñanza bíblica, no es posible definir el amor de Dios como algo separado de Él.

La biblia enseña que Dios es la encarnación misma del amor. { 1 Juan 4:8 }

El amor de Dios en la biblia no es simplemente una característica o cualidad de Dios, el amor se define en una persona, Dios mismo. Así pues, el amor y Dios son inseparables.

Todo lo que hace Dios, es una expresión de su persona, y todo cuanto Dios hace en sí mismo es amor.

De acuerdo con la palabra de Dios, Dios es la fuente del amor, y el amor del creador es un amor infinito e incondicional, que no está condicionado por las limitaciones a las que el pecado sometió las expresiones humanas de amor.

El amor de Dios en la biblia es tan perfecto e incondicional que es capaz de darlo todo por nosotros, aún sin que lo merezcamos o correspondamos, como lo demostró en la cruz de calvario.


Por qué se dice que Dios es amor

Cómo se mencionaba en el aparte anterior de esta publicación, se dice que Dios es amor porque la biblia misma lo dice de esa manera exacta en 1 Juan 4:8.

La biblia no solo dice que Dios es «amoroso», refiriendose a una cualidad o actitud suya, sino que dice que Dios es amor, lo que significa que Dios y el amor verdadero son una misma cosa.

Lo que esto significa es que:

Dios es la fuente de todo amor verdadero. El amor no puede definirse si no es a la luz de las acciones amorosas, perfectamente puras y completamente nobles de Dios.


Qué tan grande es el amor de Dios

Existen numerosos textos bíblicos que nos reiteran una y otra vez que el amor de Dios es gran e inmenos.

Sin embargo, para responder que tan grande es el amor de Dios, es necesario referirnos a la biblia, más exactamente en efesios 3:18-19, donde se nos dice que «la anchura, la longitud, la altura y la profundidad» del amor de Dios «sobrepasa todo conocimiento».

Lo que esto quiere decir, es que el amor de Dios es tan inmenso e ilimitado, que es imposible de comprender para la mente humana.

Un amor que la biblia cataloga como inagotable, eterno y usando el razonamiento deductivo, podriamos catalogar como infinito.

Así de grande es el amor de Dios.


Cómo es el amor de Dios hacia nosotros

Un buena carácterización de como es el amor de Dios hacia nosotros en la biblia, la encontramos en 1 Corintios 13, donde la escritura nos dice que el amor, Dios mismo, es paciente y bondadoso, no es envidioso ni orgulloso.

Nos dice que el amor de Dios nunca se comporta grosero, no es materialista ni se enoja con facilidad.

Tambien nos afirma qu el amor de Dios no guarda rencor, ni tampoco se deleita con maldad, por el contrario se alegra con la justicia.

Tambien nos dice que el amor de Dios todo lo perdona, todo lo espera y es capaz de soportar todo por nostros.

Además nos deja claro que el amor de Dios por nosotros se extingue.

Tal escritura tambien nos dice que el amor de Dios hacia nosotros es como el amor de un padre perfecto por un hijo.


Cómo se puede sentir el amor de Dios

De acuerdo con lo que se dice del amor de Dios en la biblia, para sentir su amor podemos pedirle a Dios que nos lo revele y nos lo ayude a comprender de manera privada e íntima. { Salmo 42:8, 2 Tesalonicenses 3:5 }

Cuando le pedimos a Dios esto en oración, el espíritu santo nos lleva por un proceso interior en el que nos revela la importante verdad de que somos infinita e incondicionalmente amados por Dios, lo cual transforma nuestra realidad para siempre.

Comprender el amor de Dios por nosotros es uno de los pasos principales en ese proceso.

Jesús nos explicó mediante la parábola del hijo pródigo que el amor de Dios por nosotros es como el de un padre que ama incondicionalmente a su hijo, aunque este sea rebelde y cometa errores.

Cuando comprendemos que no hay nada que podamos hacer para perder el amor de Dios, entonces es su amor el que nos transforma desde el interior, haciéndonos corresponder a ese amor mediante nuestra obediencia.

Otra forma de sentir el amor de Dios es cuando Dios nos corrige. { Hebreos 12:6 }

Aunque ser amado por Dios casi siempre es una experiencia placentera, también habrá tiempos en que Dios amorosamente nos disciplinará para llevarnos por el mejor camino.

En esos momentos no debemos pensar que Dios nos ha abandonado, o que no nos ama, por el contrario, debemos agradecerle su amoroso interés en nuestra salvación y santidad.


Cómo se manifiesta el amor de Dios en nuestras vidas

El amor de Dios en nuestras vidas se manifiesta de infinitas maneras, desde la creación y la naturaleza, hasta su generosa provisión por nuestras necesidades diarias.

Una manera particular en que el amor de Dios se manifiesta en nuestras vidas, es que Dios nos ama tanto que él quiere lo mejor para nosotros, y quiere darnos lo mejor como un padre amoroso a sus hijos { Mateo 7:11 }.

Así pues, el amor de Dios hace que él quiera ayudarnos y darnos lo mejor para nosotros.

Adicionalmente, podemos sentir a diario en nuestro ser el infinito amor de Dios por nosotros como un pequeño fuego que arde en nuestro interior calentando el frío de nuestra alma.

La experiencia más maravillosa que puede experimentar una persona es percibir la obra del espíritu santo, derramando constantemente el amor de Dios en su corazón. { Romanos 5:5 }

Otra de las muchas maneras en que el amor de Dios se manifiesta en nuestras vidas es a través de su generoso perdón para todas nuestras equivocaciones, el cual nos es concedido a través y gracias a los méritos de Jesucristo, nuestro salvador. { Salmo 30:5 ; Salmo 86:5 ; Miqueas 7:18 }


Cómo vivir en el amor de Dios

La Biblia es clara en señalar que para vivir en el amor de Dios es necesario obedecer sus amorosos y sabios consejos. { 1 Juan 2:5, Juan 14:23,  Juan 14:21,  Deuteronomio 7:9, Salmo 97:10 }

Esto no se debe a que el amor de Dios por nosotros esté condicionado a nuestra obediencia, sino que es mediante la obediencia a Dios que disfrutamos de las cosas buenas que el tiene para darnos, mientras que es por causa de la desobediencia que nos alejamos de él y sufrimos las consecuencias del pecado.

Dios a puesto a nuestro alcance un sin fin de bendiciones y bondades que nos demuestran su amor, a los que podemos acceder siguiendo sus amorosas instrucciones.

Si escogemos seguirlas, disfrutaremos de las manifestaciones de su amor, si nos apartamos de ellas sufriremos las manifestaciones del pecado.


Características del amor de Dios en la Biblia

Son muchas las carácterísticas del amor de Dios reveladas en la escritura, 1 Corintios 13: 4 -8 por ejemplo, nos da las siguientes:

Paciente No guarda rencor
Bondadoso No se deleita en la maldad
No es envidioso Todo lo disculpa
No es jactancioso Todo lo cree
No es orgulloso Todo lo espera
No se comporta con rudeza Todo lo soporta
No es egoísta Jamás se extingue
No se enoja fácilmente  

Algunas otras carácterísticas del amor de Dios en la Biblia son las siguientes:

– Toma la iniciativa { 1 Juan 4:10 }

– Es inmesurable { Efesios 3:17-19 }

– Es incondicional { Romanos 5:8 }

– Es eterno { Jeremías 31:3 }

– Es inagotable { Lamentaciones 3:22-23, Juan 13:1 }

– No se niega a amar { Salmos 66:20 }

– Nos hace valiosos a todos { Isaías 43:4 ; Isaías 49:15-16 }

– Es capaz de darlo todo por nosotros { Juan 3:16 }


Beneficios del amor de Dios en la Biblia

Los beneficios del amor de Dios en la biblia son incontables, en esta oportunidad quisiera compartir contigo algunos de ellos:

– Nos otorga gratuitamente la salvación por medio de Jesucristo. Efesios 2:4-5

– Llena nuestro corazón, le da sentido a nuestra vida y sana las heridas de nuestra alma. Salmos 147:3

– Nos hace sentir valiosos. Isaías 43:4

– Nos perdona cuando nos arrepentimos con sinceridad. 1 Juan 1:9

– Nos consuela y nos fortalece en los momentos difíciles. Isaías 41:10

– Quiere darnos lo mejor. Jeremías 29:11


Reflexión sobre el amor de Dios a los hombres

A lo largo de la historia, los seres humanos hemos hecho cosas espantosas.

Una de las que más me ha impresionado fue un hecho ocurrido no mucho tiempo atrás, en el año de 1937, conocido cómo la Masacre o Violación de Nankín.

Existe en Wikipedia un artículo completo en español,  y otro en inglés, refiriéndose a las atrocidades cometidas por una división del ejército imperial japonés contra los civiles chinos en la ciudad de Nankín.

Cosas que van desde masacres y violaciones de niños y niñas, hasta canibalismo u obligar a personas inocentes a cometer incestos.

Las siguientes líneas van a ser horribles de leer, y pueden herir sensibilidades; no son aptas para todo público.

Me atreveré a ilustrarte la magnitud de lo que pasó con solo algunos de los testimonios de las personas que estuvieron allí viviendo lo ocurrido.

Esto con el fin de que puedas conmigo ver dentro del corazón humano y comprender a plenitud el tema del amor de Dios, el cual quiero tratar hoy.

«La séptima y última persona en la primera fila era una mujer embarazada. El soldado pensó que bien podría violarla antes de matarla, por lo que la sacó del grupo a un lugar a unos diez metros de distancia. Mientras intentaba violarla, la mujer se resistió ferozmente … El soldado la apuñaló abruptamente en el vientre con una bayoneta. Ella dio un grito final mientras sus intestinos se derramaban. Luego el soldado apuñaló al feto, con su cordón umbilical claramente visible, y lo arrojó a un lado.»

«Las mujeres eran asesinadas, a menudo, inmediatamente después de ser violadas por medio de la mutilación (se cortaban los senos) o apuñalándolas ya sea con la misma bayoneta o con palos largos de bambú u otros objetos afilados que eran introducidos en la vagina de las víctimas para que terminaran desangrándose. En el caso de mujeres embarazadas después de la violación, a menudo se bayoneteaban en el vientre, se hacían cortes abiertos y rasgaban el útero para extraer el feto. Hay testigos que recuerdan soldados japoneses tirando bebés al aire para capturarlos con sus bayonetas.»

«También hay relatos de las tropas japonesas obligando a las familias a cometer actos de incesto. Hijos forzados a violar a sus madres, padres obligados a violar a sus hijas. A su vez, los monjes que se habían consagrado a una vida de celibato, también se vieron obligados a cometer violaciones y mantener relaciones sexuales entre ellos, para diversión del ejército japonés.»

El Dr. Wilson, en otra carta a su familia: «ellos (los soldados japoneses), hirieron con bayoneta a un niño, causando su muerte. Pasé una hora y media de esta mañana intentando curar a otro niño de ocho años que tenía cinco heridas de bayoneta, una de las cuales penetró en el estómago, haciendo que una porción de epiplón quedara fuera del abdomen.»

Los asesinatos brutales de civiles perpetrados se estiman en al menos 300.000 personas, y la duración de la barbarie fue tan solo de seis semanas.

¿Por qué hicieron esto los soldados japoneses?

Básicamente, la razón que dan los sociólogos al estudiar el caso, es el hecho de que los soldados Japoneses estaban cansados, frustrados, aburridos y decepcionados.

Este relato se queda corto a los millones de atrocidades cometidas por la humanidad a diario.

Piensa en la cantidad de crímenes horribles cometidos hoy en un mundo de casi ocho mil millones de personas.

¿Cómo te hace sentir eso?

Cuando reflexiono sobre cómo se siente Dios al ver la humanidad perdida en el pecado y la maldad de una forma tal…

Cuando pienso en ello, viene a mi mente, el que es, en mi opinión, el versículo más extraño e incomprensible de la biblia, el cual habla precisamente del amor de Dios.

Muy probablemente lo sabes de memoria, pero hoy por la gracia de Dios lo comprenderás de un modo cabal.

Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.

Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de él.

| Juan 3:16-17

Así es.

En mi opinión, este versículo acerca del amor de Dios por la humanidad, es el más extraño e incomprensible de la biblia.

Y tú me dirás: ¿Por qué Daniel?

Piensa en la Masacre de Nankin, piensa en el Holocausto Judío.

Reflexiona en lo que viste ayer en las noticias de tu país.

Piensa en las cosas malvadas que pasan a diario por tu mente.

Analiza las cosas tristes que pasan en la casa de uno de tus vecinos.

Piensa en la forma en que tratas a tus familiares, o que te comportas respecto a las personas necesitadas.

¿Qué ves?

Yo veo maldad, veo maldad en mi corazón. 

Es entonces cuando considero que solo la gracia y la misericordia de Dios me ha permitido no caer presa del mal que reside en mí, y que quiere controlarme para que haga cosas tan atroces como las que leíste.

Despues de consderar esta idea, mi pregunta es ¿cómo puede Dios amarme siendo el tan santo como es, y siendo yo tan malo como soy?

Mi pregunta es ¿cómo puede Dios decir que ama tanto a un mundo tan vil, lleno de asesinos, ladrones, violadores, pedófilos, mentirosos, manipuladores, gente inescrupulosa, lasciva, intolerante y egoísta?

¿Cómo puede Dios, no solo decir que ama ese mundo, sino también demostrar que lo ama tanto que dio a su propio hijo cómo sacrificio para que todas, absolutamente todas las personas que han pisado este planeta, pudieran tener acceso al arrepentimiento, el perdón de sus pecados, la salvación y la vida eterna?

¿Cómo?

¿Cómo se pueda amar de esa manera algo tan pervertido, horrible y grotesco cómo la humanidad?

Aunque no lo entiendo si sé la respuesta.

(…) Dios es amor. (…)

| 1 Juan 4:8

No lo entiendo. Pero esa es la verdad.

Dios es amor.

Ese es el amor de Dios.

El amor de Dios es incondicional, Él no te ama dependiendo de lo que hagas o dejes de hacer.

Si quisiéramos tratar de aproximarnos superficialmente a la magnitud del amor del Señor, diríamos que Él nos ama cómo una madre o un padre aman a un hijo criminal.

Yo no sé que has estado haciendo con tu vida, yo no sé lo que estuviste haciendo ayer, lo que piensas hacer hoy.

Sin embargo, sé que hay algo de maldad en ello.

Pero también sé algo más.

Dios te ama incondicionalmente sin importar lo que has hecho o vayas a hacer en el futuro.

Jesús dio su vida, no para que los santos y mejor portados de la raza humana pudieran tener la oportunidad de recibir perdón.

No.

Él dio su vida para que gente como los soldados japoneses que perpetraron la Masacre de Nankin pudieran tener acceso al arrepentimiento y la salvación.

Porque ante los ojos de Dios, todos los seres humanos, no solo somos igual de pecadores, sino que somos igual de amados.

Eso no quiere decir que Dios, porque Dios te ama, entonces Él está de acuerdo con que hagas lo que quieras Él igual te va a salvar.

No.

Por el contraste, aunque te sientas una persona intachable, debo decirte que solo el sacrificio de Jesús te hace que Dios te vea justificado.

Acepta el infinito amor de Dios y su gracia suprema, te prometo que tu vida nunca volverá a ser igual.

Es tiempo de aceptar el sacrificio de cristo en tu vida y en tu corazón y permitir que su santo espíritu vaya cambiando lo viejo por lo nuevo.

Es tiempo de vivir en la gloria de su presencia, en la alegría de la libertad del pecado y el gozo inefable de su perdón.


¿Qué puedes compartirnos acerca del amor de Dios en la Biblia? Compártenos un comentario.


Bendiciones y un abrazo.

Deja un comentario