Existe el destino según la biblia- Does fate exist in the Bible

¿Existe el destino según la biblia?

Tiempo de lectura:6 Minuto, 0 Segundo

Con frecuencia escucho a personas decir que todo pasa por una razón.

Hace nada más unos pocos días, una amiga de mi misma fe me decía algo como “eso es porque está destinado a pasar así” luego “quien sabe Dios que le tenga planeado”.

Frases cómo estás, nos dejan ver que en la mente de muchos creyentes existe la expectativa de que Dios controla todos los eventos de nuestra vida.

Yo mismo me encuentro atravesando eventos particulares en mi vida privada, los cuales me hacen considerar seriamente que Dios esté detrás de ellos obrando su voluntad.

Surge la pregunta entonces ¿existe el destino según la biblia?, ¿qué explicación hay para nuestras observaciones?


Historia bíblica sobre el destino

Quisiera que analizáramos juntos esta idea partiendo de una historia en la escritura.

Se trata de la historia del rey Saúl.

Hablaremos de los hechos ocurridos antes de que siquiera sospechara de que llegaría a ser rey.

La biblia relata que en cierta ocasión unos asnos se perdieron de la casa del padre de Saúl y este envío a su hijo a buscarlos.

Después de buscar durante tres días por varios lugares de la tierra de Israel, Saúl y su siervo se propusieron ir a preguntarle al profeta Samuel acerca de donde estaban los asnos.

Saúl ni siquiera conocía al profeta Samuel. La razón por la que decidió ir fue porque su siervo le convenció de hacerlo.

El evento que sigue a continuación en la historia nos trae al tema de hoy, léelo conmigo:

“Y un día antes que Saúl viniese, Jehová había revelado al oído de Samuel, diciendo:

 

Mañana a esta misma hora yo enviaré a ti un varón de la tierra de Benjamín, al cual ungirás por príncipe sobre mi pueblo Israel, y salvará a mi pueblo de mano de los filisteos; porque yo he mirado a mi pueblo, por cuanto su clamor ha llegado hasta mí. ”

 

1 Samuel 9:15-16

Ocurre que Samuel estaba ya esperando a Saúl ese día a una hora especifica, cuando este ni siquiera lo sabía.

Saúl había salido a buscar unos asnos sin saber que se encontraría con un llamado de Dios para ser rey de Israel.


Nuestro problema al pensar en el destino

Resulta curiosamente interesante de esta historia que la pérdida de los asnos llega a relacionarse con el encuentro entre Samuel y Saúl.

Lo cual luego se relaciona con su posterior nombramiento como rey de Israel.

¿Acaso Dios había dirigido los sucesos anteriores para traer a Saúl delante de Samuel a través de ellos?

¿Implica esto entonces que existe el destino?

Si leemos el texto de forma superficial con la expectativa, o la creencia de que existe el destino, eso es lo que terminaríamos por concluir generalmente.

Terminamos concluyendo que los asnos estaban destinados a perderse, que Saúl estaba destinado a no encontrarlos, que Samuel estaba destinado a estar en esa ciudad en ese momento, etc.

Esto es lo que pasa con frecuencia cuando nos aproximamos a la biblia con nuestras propias ideas y la interpretamos a partir de ellas.

Sin embargo, esta historia, al igual que muchas otras que podrían usarse para implicar la existencia del destino, se tratan de algo diferente.


Existen los propósitos de Dios, no el destino

Si bien es cierto que el encuentro de ambos fue guiado providencialmente, el encuentro mismo no fue lo que desencadenó la coronación de Saúl.

Dios ya había decidido que Saúl sería el rey de Israel.

Con independencia de la forma en que se diera el encuentro, su llamamiento ya había sido determinado por la voluntad de Dios.

Más aún, Saúl tenía plena libertad para rechazar su llamado.

Esta historia no se trata de una serie de eventos predestinados que desencadenan en la elección de Saúl, como si se tratara de su destino.

Esto es claro porque dichos eventos nada tenían que ver con su elección como rey.

No se trata de que el destino de Saúl era ser rey.

Lo que ocurre en esta historia es que había una necesidad, para suplirla Dios tenía un propósito y escogió usar una persona para cumplirlo.

En eventos anteriores, vemos como Israel pide un rey y Dios accede a dárselo dejando claro que no es lo que él desea para ellos.

¿Cómo pues la libre decisión del pueblo de pedir un rey a Dios, y la posterior libre aceptación de esta solicitud por parte de Dios implican la existencia del destino?

De ninguna manera.


Dios deja ver claramente su dirección

Dios necesitaba un rey para Israel y en ese caso decidió usar a Saúl, quien para ese entonces tenía un carácter que podía ser moldeado con el fin de ser apto para la tarea.

Luego, lo condujo providencialmente hasta Samuel para que esté le comunicara su llamamiento.

Personalmente, pienso que Dios lo hizo de esta manera para que no quedara duda en la mente de Saúl, de Samuel o del pueblo que Saúl era el escogido por Dios para esto.

Es notorio que había otras personas ansiosas de poder, aspirando al trono.

Por eso Dios escogió dar evidencias de su dirección en el asunto para descalificar a los demás aspirantes.


Algo más importante que tu destino es tu propósito de vida

Del mismo modo, hoy por hoy Dios tiene planes, propósitos y proyectos en los cuales nosotros podemos participar.

Él quiere utilizarnos en ellos.

El plan más claro que Dios ha revelado, es que todo el mundo conozca de su amor en Cristo Jesús.

Otros propósitos de Dios son nuestra salvación, santificación, la mejora de nuestro carácter, la provisión de auxilio y de las necesidades de los más necesitados, etc.

Si nos damos a Dios en servicio, para cumplir sus propósitos, Él se ocupará de conducir nuestra vida por los caminos que su voluntad considere mejor, a fin de que cumplamos sus propósitos.

No porque ciertas cosas estén destinadas a pasar, sino porque Dios en su amor provee lo que necesitamos para desempeñar nuestras tareas del mejor modo.

Esto puede incluir la provisión de un trabajo específico, una pareja, estudios profesionales, vivir en el exterior, etc.

Si por el contrario, no nos damos a Dios para cumplir sus propósitos, entonces no podemos esperar que Dios guíe nuestra vida.

Estaremos atrapados en una serie de eventos generalmente desafortunados, producto de nuestras decisiones pobres.


Conclusión

Quiero aprovechar la oportunidad para invitarte a que le entregues tu vida a Dios. Que en lugar de poner tu confianza en supersticiones la pongas en Jesús el autor de la vida.

Que descanses en la tranquilidad de que dejando tu vida en las manos de Dios puedes confiar en que Él la dirigirá por sendas de justicia por amor de su nombre.

Espero que estas palabras sean de bendición para tu vida.


¿Y tú qué piensas? ¿Crees que existe el destino?  Compártelo en los comentarios.


¿Estás batallando con algún problema o circunstancia difícil en tu vida, y sientes que necesitas ayuda?

Estamos aquí para ti. Te ofrecemos la posibilidad de hablar con alguien que te ayude a atravesar todas esas cosas difíciles, siempre de la mano de Dios.

consejería cristiana descuento

Utiliza el cupón DIOSPRIMERO2022 cuando vayas a hacer el pago, y obtén un 50% de descuento.

Bendiciones y un abrazo.

¿Existe el destino según la biblia?

Acerca del autor

Daniel & Jessi

Cuando mi mente se llenó de dudas, tu consuelo renovó mi esperanza y mi alegría. Salmos 94:19 | Yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza. Jeremías 29:11
Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

2 thoughts on “¿Existe el destino según la biblia?

  1. Qué necedad tan grande!!! La condenación no se tarda pata todos aquellos que niegan la total soberanía de Dios. El hombre no ha diseñado la historia de la humanidad ni en lo más mínimo. Cada movimiento de lo animado o inanimado ha sido obra de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.